Rubalcaba, sin el PSOE

LAS últimas encuestas días otorgan al PP una diferencia sobre el PSOE de hasta 15 puntos de cara al 20-N. El efecto Rubalcaba provocó, según el CIS, que los socialistas recortaran antes del verano 3,3 puntos a los populares. En el barómetro de julio, la mayoría prefería incluso al político cántabro como presidente del Gobierno antes que al líder de la oposición, Mariano Rajoy. Sin embargo, los impulsos benéficos que supuso su designación como candidato socialista a la presidencia del Gobierno se han diluido como un azucarillo en los últimos meses, y los populares se encaminan hacia su segunda mayoría absoluta tras la lograda en 2000 por Aznar.

Mientras tanto, las huestes del PSOE se preparan para asumir el mayor descalabro electoral de su historia tras el que cosechó aquel mismo año el actual comisario europeo de la Competencia, Joaquín Almunia. Con Pérez Rubalcaba volcado en reformular -y en darle algo de lustre y de credibilidad- el proyecto socialdemócrata en España con una nueva batería de propuestas para intentar salvar los muebles el 20-N, la dirección del PSOE no está a la altura de la misión imposible que asumió el diputado gaditano cuando aceptó el reto de suceder a Rodríguez Zapatero como candidato a la presidencia del Gobierno. Recientemente, quizás por una bicefalia que sólo ha sabido cosechar desafección, el partido no impidió que el presidente del Gobierno y secretario general le empeorara el escenario electoral a Pérez Rubalcaba al permitirle que planteara una reforma constitucional exprés a contrapelo de la cultura democrática de su propio electorado.

Con el cambio político cercando sus expectativas electorales, las élites socialistas empiezan a posicionarse en las listas a la espera de la traca final del PP, dispuestas a quedarse con las cenizas. Esperando ese chamuscado legado, entre bambalinas, con Pepiño Blanco en todas las salsas como si fuera un émulo político del ajo o el perejil, los Patxi López, Carme Chacón y Tomás Gómez maniobran para el día después del 20-N.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios