Respaldo al Gobierno por Cataluña: "No es aceptable el comportamiento antidemocrático"

La posición de la Unión Europea respecto al conflicto catalán es una de las claves que maneja el Gobierno español para deslegitimar el desafío independentista. Carles Puigdemont también lleva intentando ganarse el favor del bloque comunitario desde hace tiempo, pero los Veintiocho no dudan en colocarse del lado del Ejecutivo de Mariano Rajoy y de la Constitución española.

Muchos han sido los líderes comunitarios que han expresado en los últimos días su apoyo al líder español. Y ese abrigo europeo se pudo constatar ayer en la reunión del G-6 en Sevilla, donde las delegaciones de los países más poblados de la Unión trasladaron al ministro del Interior su defensa de la legalidad ante el órdago secesionista que sigue coleando y que tiene en un brete no sólo a Cataluña y al Estado, sino también a la UE, como bien explicó la semana pasada el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para que el bloque comunitario no quede escindido en 98 estados si se le da rienda suelta a los delirios independentistas de Puigdemont y el Govern.

Zoido quiso ayer informar de que sus homólogos del G-6 mostraron "comprensión" ante la actuación del Ejecutivo en este asunto "para recuperar la normalidad democrática"; asimismo, coincidieron en que "es un asunto propio de España que tenemos que resolver siempre dentro del respeto escrupuloso a la Constitución y a la legalidad, como venimos haciendo".

"Dentro del grupo del G-6 no hay ninguna fisura en esta línea", garantizó Zoido, quien subrayó el "apoyo unánime" recibido por Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Polonia. El ministro del Interior español zanjó este tema con un alegato final sobre la posición que le trasladó el G-6: "Una comunidad internacional no puede aceptar el comportamiento antidemocrático de unos pocos que ignoran los derechos de la mayoría, porque fuera de la ley no hay democracia posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios