París juzga a tres presuntos miembros del aparato de extorsión de ETA

  • El juicio a tres presuntos miembros del aparato de recaudación del "impuesto revolucionario" de ETA se abrió hoy en el Tribunal Especial de lo Criminal de París.

Se trata de Ana Miren Alberdi, de 59 años, Carlos Saez de Eguilaz, de 44, y Cristina Goiricelaya, de 40, que fueron detenidos el 10 de enero de 2003 en Dax (suroeste de Francia).

El juicio, el primero en Francia sobre el aparato de extorsión de ETA, durará en principio hasta el próximo viernes.

Los tres presuntos encargados de recaudar el "impuesto revolucionario" a empresarios del País Vasco español, a los que la banda convocaba en el suroeste de Francia para entregar el dinero, están acusados de asociación de malhechores con fines terroristas, posesión ilegal de armas, uso de vehículo robado y de documentos falsos y extorsión de fondos en banda organizada.

En el coche robado incautado a los tres presuntos etarras en el momento de su arresto en Dax, la policía encontró un sobre con 72.000 euros en efectivo (144 billetes de quinientos euros).

La elevada cifra llamó la atención de los investigadores y fue un elemento relevante a la hora de desentrañar la madeja de la estructura financiera de ETA.

Otro factor decisivo y que aportó mucha luz acerca de los detenidos en Dax fue el arresto en abril de 2003 de Aitor Cortázar García y el registro del apartamento que había ocupado en Burdeos (suroeste francés).

En la casa se halló un documento con numerosas referencias a operaciones de extorsión a empresarios vascos por parte de ETA.

Además del dinero, a los tres detenidos en Dax se les incautaron pistolas, documentos y matrículas de coche falsas.

En diferentes operaciones posteriores, la Policía francesa encontró informaciones alusivas a la vinculación de los tres detenidos con el aparato de extorsión de la banda (Gezi).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios