Graves incidentes en Bilbao al disolver la Ertzaintza la marcha de apoyo a ANV

  • Cientos de radicales cruzan y queman contenedores en respuesta a la intervención de la Policía vasca que impidió la marcha prohibida por Garzón · Cinco detenidos y un agente herido en los disturbios

Comentarios 1

El centro de Bilbao se convirtió ayer en escenario de numerosos incidentes después de que la Ertzaintza disolviera una manifestación convocada para protestar por la suspensión de actividades de ANV y PCTV y que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón prohibió la víspera. Cientos de simpatizantes de las dos formaciones vascas salieron a las calles de la capital vizcaína desafiando la prohibición judicial, lo que propició la intervención de la Ertzaintza.

Los radicales quemaron 11 contenedores y cruzaron más de 300 en las principales arterias de la capital vizcaína mientras las cargas policiales se sucedían para atajar una marea de altercados que se saldaron con cinco detenidos, un agente de la Ertzaintza herido leve y dos mujeres golpeadas. A este negativo balance se sumaron las roturas de numerosos cristales y el cruce de autobúses.

La manifestación fue convocada por "electos independentistas" y declarada ilegal por Garzón, que había solicitado a la Ertzaintza que impidiera la protesta al entender que su prohibición entra en dentro del ámbito de suspensión de actividades de las dos formaciones vascas, que decretó el pasado viernes.

En cumplimiento de esa resolución, un amplio despliegue policial se concentró al mediodía en el centro de la capital vizcaína, donde estaba previsto que partiera la manifestación, ya que sus convocantes habían insistido en mantenerla a pesar de la prohibición del juez. Dos cordones de la Policía autonóma vasca bloquearon la calle céntrica Autonomía mientras varios miles de personas, entre las que se encontraban conocidos dirigentes de Batasuna como Karmelo Landa, Eusebio Lasa, el secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, el histórico miembro de la izquierda abertzale Tasio Erkizia, la portavoz de ANV Arantza Urkaregi y parlamentarios de PCTV-EHAK, se congregaron en la zona coreando gritos en contra del PNV en favor de la independencia.

Después de que los agentes impidieran a los manifestantes avanzar por la calle Autonomía -detrás de una pancarta en la que se podía leer Euskal Herriaren eskubideen alde. Salbuespen egoerari Stop (A favor de los derechos de Euskal Herria. Stop al estado de Excepción)-, los protestante optaron, tras 40 minutos de espera, por continuar la marcha por calles paralelas. Los agentes de la Ertzaintza les cerraron entonces el paso en una de las calles adyacentes propiciando la primera carga de los agentes, en la que lograron arrebatarles la pancarta de la cabecera de la marcha.

Fue entonces cuando los manifestantes se dispersaron por las calles colindantes del centro de la capital vizcaína, por donde transitaban numerosas personas y familias. Los manifestantes la emprendieron con los contenedores cruzándolos en mitad de la calle y quemando algunos de ellos a lo largo de su camino hacia el casco viejo bilbaíno. Los agentes se vieron obligados a realizar diversas cargas ya que los violentos intentaron incluso cortar la Gran Vía, derribando tubos de andamio en medio de esta vía.

Los incidentes en Bilbao se repitieron en otras ciudades vascas donde el entorno etarra volvió a responder con violencia a las suspensiones de ANV y PCTV destrozando cajeros y contenedores. La izquierda abertzale convocó para el próximo jueves una "huelga general" contra la "represión judicial, política y policial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios