El Congreso avala la inmersión lingüística en Cataluña

  • El PP se queda solo en su rechazo a la defensa del modelo educativo que planteaba la moción de ERC, que le acusa de "creer que Dios es español y habla castellano"

Comentarios 14

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer una moción que respalda el vigente modelo lingüístico en el sistema educativo catalán, gracias al apoyo de todos los grupos políticos salvo el PP y UPyD. Por medio de ella, se insta al Gobierno a defenderlo en el marco de la legislación vigente.

Todos los grupos parlamentarios, excepto el popular y la diputada Rosa Díez (UPyD), alcanzaron un acuerdo en torno a una enmienda de sustitución promovida por ERC que reconoce que el actual modelo lingüístico imperante en el sistema educativo catalán era una "garantía de cohesión social y de plena igualdad de oportunidades, así como de plena competencia lingüística y aprovechamiento escolar de todo el alumnado, tanto en catalán como en castellano a nivel oral y escrito, al final de la etapa educativa obligatoria (ESO), tal y como demuestran los estudios comparativos que evalúan la calidad del sistema educativo catalán".

Asimismo, la enmienda establece que, "de acuerdo con lo dicho reiteradamente por el Tribunal Constitucional (TC), es plenamente legítimo que el catalán sea centro de gravedad en la escuela catalana, sin exclusión del castellano, de forma que se garantice su conocimiento y uso en Cataluña". Además, fija "el derecho a recibir la educación en catalán, de acuerdo con lo que dispone el Estatut, las leyes y a que se utilice normalmente el catalán como lengua vehicular y de aprendizaje", así como "el derecho del alumnado catalán a no ser segregado en centros ni en grupos distintos por razón de su lengua habitual, de acuerdo con el modelo de conjunción lingüística, y a que aquellos alumnos, cuya lengua habitual sea el castellano, y que se incorporen tardíamente al sistema educativo, gocen del derecho a recibir un apoyo especial si así lo requieran".

Por último, la enmienda recoge que el derecho a la educación en Cataluña "se ejerce en el marco en el que los poderes públicos determinan los currícula de los distintos niveles, ciclos y grados de enseñanza, las enseñanzas mínimas y las áreas o materias objeto de aprendizaje, organizando asimismo su desarrollo en los distintos centros docentes de acuerdo con su realidad sociolingüística".

Como promotor de la moción, Joan Ridao, de ERC, arrancó su defensa en catalán, sin que la presidenta accidental del Congreso de los Diputados, la socialista catalana Teresa Cunillera, le llamara la atención. Ridao apoyó la desobediencia civil contra la sentencia del TC, defendió "un modelo de inmersión de éxito convivencial" inspirado en el imperante en Canadá y arremetió contra todos aquellos que creen que "Dios es español y habla castellano".

La diputada del PSC Meritxell Batet no dudó defender el "bilingüismo real" que ha conseguido el modelo catalán, y pidió al PP que apoyara la moción.

Por su parte, la diputada del PP Dolors Montserrat arrancó cuestionando la moción por considerar de que la pregunta que dio pie a ella no tenía nada que ver -se refería al etiquetado de productos-. En su opinión, ERC estaba cometiendo un "fraude procesal parlamentario". Montserrat defendió un "trilinguismo" para Cataluña con el catalán, el castellano y el inglés como lenguas vehiculares.

El Grupo Socialista en el Congreso y en el Senado tiene garantizado que no habrá diputados ni senadores que rompan la disciplina y decidan sumarse a la propuesta para celebrar un referéndum sobre la reforma constitucional. Fuentes de la dirección del grupo socialista informaron a Efe de que, a excepción del parlamentario Antonio Gutiérrez, quien en público se pronunció en contra de la reforma y a favor del referéndum, todos los demás acatarán la posición del partido y evitarán dar su firma a la iniciativa de IU e ICV en pro de la consulta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios