Absueltos siete guardias civiles acusados de robar 200 kilos de cocaína

  • La Audiencia de Barcelona no cree acreditado que colaboraran con los narcotraficantes en el robo. También ha sido absuelto un policía nacional implicado.

Comentarios 8

La Audiencia de Barcelona ha absuelto a los siete guardia civiles y al policía nacional acusados de colaborar con la Banda del puerto en el robo de al menos 200 kilos de cocaína del Puerto de Barcelona, por el que siete narcos han sido condenados a penas de hasta siete años y medio de cárcel. En la sentencia, la sección segunda de la Audiencia ha absuelto a los siete agentes de la Guardia Civil y al policía nacional acusados, que afrontaban penas de hasta 26 años de cárcel, al no quedar acreditado que colaboraran con un grupo de delincuentes comunes para robar en 2005 al menos 200 kilos de cocaína -que no se han podido recuperar- escondidos en un contenedor del Puerto de Barcelona, y para asaltar a otros narcos.

Por contra, el tribunal ha condenado a siete años y medio de cárcel a seis de los siete narcos acusados -Javier Segura, Daniel Ribelles, Antonio Bals, David Barba, Francisco Campos y Cristian Isla- y a dos años y tres meses al séptimo -Alberto Serrano-. Por este caso, el fiscal especial de Barcelona contra la corrupción, Fernando Bermejo, pidió 26 años y medio de cárcel para el agente de la benemérita Antonio S.M., alias Tete -que permaneció 18 meses en prisión preventiva por esta causa-; trece años para el suboficial Roberto P.C.; doce años para Jesús Javier M.C.; once para Miguel Angel H.F.; siete y medio para Cristóbal L.R.M.; y tres para Fernando A.V. y Fernando G.V., aunque finalmente todos han sido absueltos.

En la causa también llegó a estar imputado el teniente coronel de la Guardia Civil Alfonso L.R., si bien su caso quedó archivado al prescribir los delitos de los que se le acusaba. El fiscal también pidió diecisiete años de cárcel para el ex inspector jefe de la sección de crimen organizado de Barcelona Antonio G.R. -que también ha sido absuelto- y siete años y medio para su hermano y también ex inspector jefe del grupo de crimen organizado Carlos G.R., aunque en este último caso el ministerio público retiró la acusación antes de que el juicio quedara visto para sentencia.

La Audiencia ha absuelto a todos los guardia civiles y policías imputados al considerar que no se ha podido acreditar que formaran un grupo criminal, junto con los delincuentes comunes, para intercambiar información confidencial para robar la droga del Puerto y para asaltar a otros grupos de narcotraficantes. De hecho, el único extremo del caso que el tribunal considera probado es que los delincuentes comunes Javier Segura, Daniel Ribelles, Antonio Bals, David Barba, Francisco Campos, Cristian Isla y Alberto Serrano entraron la madrugada del 24 de enero de 2005 en el Puerto de Barcelona, porque una persona no identificada les había dado el chivatazode que había un contenedor lleno de droga, y lograron apropiarse de al menos 200 kilos de cocaína. No obstante, únicamente les condena por un delito contra la salud pública, ya que también han sido absueltos de los de asociación ilícita, detención ilegal y blanqueo de capitales, ya que buena parte de la acusación por estos delitos se basaban en escuchas que fueron declaradas nulas.

En la sentencia, la Audiencia reprende al fiscal porque estima que no tendría que haber permitido que el arrepentido Juan Pedro L. -que también ha sido absuelto-, incriminara a los demás acusados y a él mismo declarando en fase de instrucción como testigo. Juan Pedro L. delató a los supuestos integrantes de la Banda del puerto, incriminando a los guardias civiles y policías, cuando se encontraba en prisión cumpliendo una condena por al asesinato de dos vigilantes jurados en el atraco a un furgón blindado en unos multicines de Terrassa (Barcelona)

La Audiencia remarca que este comportamiento adoptado por el fiscal "resulta injustificable en un juez instructor, que es por imperativo constitucional garante de derechos y libertades y constituye u fraude procesal, al permitir que bajo juramento y con obligación de decir verdad una persona no sólo incrimine a terceros sino que se autoincrimine". De esta forma, de los 23 acusados inicialmente, la Audiencia sólo condena a siete de ellos, y absuelve a todos los demás, entre ellos el periodista Fernando G., al considerar que no colaboró con la "banda del puerto" ni calumnió a un teniente coronel de la Guardia Civil al publicar que alertó a un narco de que le iban a robar su droga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios