La experiencia se impone 'cara a cara'

  • Cándida Martínez, con más tablas, obtiene una ligera ventaja sobre Concha de Santa Ana en el primer debate entre las principales candidatas · No hubo propuestas novedosas, pero tampoco crispación

Elecciones 9-M

Una regla no escrita de la política viene a decir que en las campañas ya apenas se lanzan propuestas nuevas, sino que se reiteran las que ya existen. De lo que se trata, siguiendo ese esquema, es de machacar una y otra vez sobre lo mismo con vistas a que el ciudadano, al final, se convenza de que esa es la opción correcta.

El debate que ayer mantuvieron las candidatas de PSOE y PP al Congreso de Diputados, Cándida Martínez y Concha de Santa Ana, respectivamente, se ajustó a esa idea como el anillo al dedo. Una y otra recordaron los principales mensajes de sus partidos de forma casi mecánica y no aportaron nuevas iniciativas. Un debate bastante plano pero en el que se agradeció, al menos, la ausencia de crispación.

Tras una primera pregunta genérica a modo de salutación que dejó a las claras los derroteros del encuentro electoral -Granada va bien o va mal, según el carné de afiliado que se tenga- el primer asalto se jugó en torno a la economía y empleo. Martínez optó por dibujar el panorama en torno a cifras. "En cuatro años, se han creado 53.000 nuevos empleos en la provincia" y "se han creado 10.500 empresas". Si bien ahora la situación es de incertidumbre, el gobierno "ha ahorrado" para capear la crisis.

Concha de Santa Ana incidió en que la prueba de la mala gestión socialista "la comprueban día a día todos los ciudadanos, que cada vez tienen más dificultades para llegar a fin de mes". Mencionó las hipotecas, cada vez más altas, y la "inflación galopante", sin olvidar que el desempleo aumenta, pese a que el PSOE "intente ocultarlo al computar los parados de otra forma". De ahí conectó con el "objetivo irrenunciable" del pleno empleo que propugna el PP y con otras propuestas como la rebaja de impuestos y el aumento de las pensiones.

Cestas de la compra aparte y algún dardo que otro -"no sé en qué supermercados compran ustedes", espetó la socialista- Martínez tomó la palabra para tratar sobre seguridad. Frente a los "7.000 agentes que el PP sacó de las calles, hoy hay 17.000 efectivos más", aseguró, "466 de ellos en Granada". No dejó morir el tema Martínez ahí, sino que lo amplió hacia la seguridad en el tráfico con una reducción "notable" de los accidentes y la mortalidad y la violencia de género.

La candidata popular, esgrimiendo recortes de periódico con noticias de atracos, secuestros y una alarmante falta de medios en las comisarías, aseguró que Granada es la cuarta provincia de España en aumento de la delincuencia, anunció que su partido rebajará la edad penal en casos especiales y que habrá en Andalucía 6.000 policías y guardias civiles más.

Y, tras una pausa, llegó el turno de uno de los platos fuertes, las infraestructuras. Materia en el que, según la socialista, la legislatura ha sido "magnífica" para la provincia. Martínez se colgó la medalla de que Granada será "nudo de comunicaciones" gracias al PSOE con obras como la del AVE, la autovía con Motril, la A-7 y la conexión con Extremadura. "Nadie ha hecho tanto por Granada como el PSOE en tan poco tiempo", concluyó.

"El PSOE ha retrasado las obras que estaban planificadas y presupuestadas por nosotros", replicó Concha de Santa Ana, que achacó a la "política de confrontación" de los socialistas el que Granada no tenga aún un AVE "aunque sea de una vía y que después ampliaríamos" o el Metro, por "enredar" durante tres años con la ubicación de la estación en la capital. Prometió finalizar las obras pendientes, avanzar en actuaciones ferroviarias como la conexión con la costa y el Levante y crear una línea de Metro que llegue hasta el Área Metropolitana y el aeropuerto.

Si en algo saco pecho Cándida Martínez fue en el apartado de políticas sociales. "Hemos dado nuevos derechos y hemos ampliado el estado del bienestar" con leyes como la de dependencia o la de igualdad. Hizo hincapié la socialista en el incremento del salario mínimo interprofesional, el alza de las pensiones mínimas y el conocido como cheque bebé, al tiempo que recordó que "la ley de igualdad fue llevada por el PP al Tribunal Constitucional".

De Santa Ana reprochó al Gobierno que con su política haya convertido a España en un "coladero" para la inmigración irregular, defendió el contrato de integración y, aunque admitió que la Ley de Dependencia es un acierto, añadió que hace falta mucho más presupuesto para aplicarla en condiciones. Sobre las pensiones, recordó que Arenas, cuando fue ministro, se encontró "un sistema en quiebra y lo reformó".

El último capítulo, el de I+D+i y Educación, llevó a la aspirante popular a nombrar el Informe Pisa y lo mal parada que éste dejaba a Andalucía, abogó por eliminar la asignatura de Educación por la Ciudadanía "y sustituir el adoctrinamiento por una educación en libertad para todos" y se lamentó de que el Parque Tecnológico de la Salud sea aún "un proyecto" después de veinte años. "El PSOE nos vende una Andalucía imparable y una segunda modernización cuando muchos andaluces no saben ni que ha llegado la primera", finalizó.

Martínez, consejera de Educación en dos legislaturas, se mostró un poco más agresiva, llegando a interrumpir a la que entonces sí fue su contrincante. "¿Apoyará la investigación con células madre o se van a quedar en la entelequia y no ayudar a los ciudadanos?", preguntó Martínez, que defendió el Parque de Ciencias de la Salud como "un proyecto de los granadinos y del PSOE". "Usted ve catástrofe donde muchos ven esperanza", concluyó Martínez refiriéndose al sistema educativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios