Arenas limita al trasvase del Ebro la única solución al déficit hídrico

  • El programa del PP no recoge recuperar el proyecto, pero el candidato popular asegura que lo exigirá ante el Gobierno

Javier Arenas dice sentir cariño de la hospitalaria gente de Almería, provincia por la que presenta su candidatura a la Junta. Podía haberlo hecho por cualquiera, repite en sus intervenciones, pero eligió "la más olvidada" por el PSOE para demostrar su compromiso "no con una parte, sino con toda Andalucía". Por primera vez en campaña, el PP se desplazó a la provincia de acogida de su candidato y organizó un acto en un hotel de El Ejido, ciudad en la que gobierna con mayoría absoluta un antiguo conocido, Juan Enciso.

El alcalde de la ciudad se marchó del PP y fundó el Partido de Almería (PAL), que aspira a colocar a algún representante en el próximo Parlamento. Algunas encuestas le dan un diputado y los votos no alcanzarían a Enciso, número tres en la lista. El escaño lo conseguirían a costa del PSOE, no del PP. Cosas de la Ley D'Hont.

La sombra del PAL estuvo presente en el debut almeriense de Arenas en feudo ajeno. Los populares congregaron a unas 700 personas, a pesar del "boicot" que sugirió el presidente del PP de Almería y alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat. "Algunos temen que la gente venga libremente a un mitin del PP", censuró sin dar nombres.

Javier Arenas llevaba una carpeta de propuestas. Por ahora la prioridad es el programa y, luego, pulladitas al PSOE, admiten fuentes populares. Y en el Ejido, el eje transversal agua-agricultura-inmigración-comercio es la fuente de su boyante economía. Una lleva a la otra y todas se relacionan. Arenas ofreció la recuperación del proyecto del trasvase del Ebro, aunque su partido a nivel nacional no lo recoja en su programa por las tensiones que genera en otras comunidades, especialmente Aragón. Pero no es óbice para que Arenas prometa que, si alcanza la Presidencia de la Junta, Almería superará su "maldición bíblica", la crisis del agua. Aseguró que se plantará ante el Gobierno para reclamar "el trasvase de la España húmeda a la seca". Y más tras lo que ha leído en Internet: "Hace un par de días se estaban tirando del Ebro al mar 100.000 litros de agua por segundo, cuando trayendo ese agua el déficit hídrico estaría solucionado en 15 días".

El travase es para el PP andaluz la única salida al problema histórico de falta de agua "y los que dicen que se soluciona con desaladoras, están mintiendo", aseveró Arenas.

La agricultura se beneficiaría y para los "arriesgados empresarios que iniciaron su actividad cuando los tipos de interés estaban más altos" prometió Arenas deducciones fiscales y la defensa de la unidad de precios agrarios. Y promesas para los que trabajan la tierra. En Almería, el 70 por ciento del incremento de población ha correspondido a los inmigrantes.

Arenas se molestó con quienes acusan a su partido de racista o xenófobo y corrigió a quien crea que la inmigración es un problema y no una oportunidad, eso sí, "siempre y cuando las cosas se hagan como como se tienen que hacer". "Todos no cabemos en España, que ya nos gustaría", señaló el candidato del PP. Orden, control y contratación en origen pasa por ser para el popular "el meollo" de la política migratoria, frente al "caos" de los procesos de regularización del PSOE, la "irresponsabilidad del papeles para todos que permitió presentar denuncias de la Policía para demostrar la estancia en España", censuró.

Y más discurso social. En el "cuerpo a cuerpo" que persigue el PP contra las propuestas sociales del PSOE, Arenas prometió ayudas de 900 euros por nacimiento y 435 euros para las familias numerosas. Presentó además un decálogo que comprende la reducción de impuestos, un plan específico para la adquisición de vivienda, ayudas para las viudas, medidas para conseguir la conciliación de la vida laboral y familiar y la reforma de la sanidad, entre otras.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios