El constitucional alemán avala la aportación del país al plan para salvar a Grecia

  • Rechaza las demandas, pero exige que este tipo de ayudas se sometan a un mayor control parlamentario. Merkel celebra la decisión y se marca como "misión central" ayudar a Europa.

Comentarios 6

El Tribunal Constitucional alemán ha avalado el programa para el mecanismo de rescate del euro y las ayudas para los países de la eurozona en apuros financieros, aunque en el futuro éstas deberán someterse a un mayor control parlamentario. La canciller alemana, Angela Merkel, ha aprovechado la sentencia para defender su política europea en el debate parlamentario sobre los presupuestos de 2012 que estuvo marcado por la ampliación del fondo de rescate, que todavía tiene que ser aprobado por el Parlamento Federal (Bundestag)

El máximo tribunal germano ha rechazado las demandas contra el primero de estos planes, aprobado en mayo de 2010 para rescatar el euro y ayudar a la economía de Grecia, presentadas por cinco profesores universitarios y el diputado socialcristiano bávaro Peter Gauweiler. Sin embargo, los jueces del tribunal constitucional alemán exigieron que todos los planes de rescate y ayudas futuras sean aprobados sin excepción por la comisión Presupuestaria del Bundestag.

El tribunal subrayó que no puede producirse un automatismo en los pagos que socave los derechos de los diputados y reclamó que los paquetes de ayudas sean claramente definidos para que los parlamentarios tengan posibilidades de controlarlos e incluso de rechazarlos. Los jueces del tribunal con sede en Karlsruhe, al suroeste del país, consideraron que el primer plan de rescate del euro aprobado el pasado año cumplió todos los criterios constitucionales y que el Gobierno federal mantuvo su capacidad de decisión soberana en el seno de la Unión Europea (UE).

En tres denuncias por separado, los demandantes sostenían que la participación alemana en el plan de rescate y las ayudas a Grecia lesionaban la potestad que, según la Constitución, tiene el parlamento sobre el presupuesto nacional. Consideraban además que la ayuda a Grecia en particular y el plan del rescate del euro en general lesionan un principio del derecho europeo según el cual los estados de la UE no pueden asumir deudas de otros estados miembros. Asimismo sostenían que la compra de títulos de deuda soberana por parte del Banco Central Europeo (BCE) viola la prohibición de que el banco central financie a los estados.

"Mi mision central es ayudar a Europa"

Merkel apeló en su discurso a sus propios correligionarios, entre algunos de los cuales hay mucho escepticismo ante el fondo de rescate, a asumir la tarea de superar la crisis europea. Merkel, ha afirmado  que su "misión central en la presente legislatura" es ayudar a que Europa salga de la crisis financiera con "el mismo éxito con el que lo ha conseguido Alemania". "Alemania es de nuevo la locomotora de crecimiento en la UE", dijo Merkel en su intervención con motivo de los debates presupuestarios, en la que subrayó los éxitos económicos de su gobierno y su deseo de que estos se vean proyectados a sus socios en comunitarios. En ese sentido comentó que, sin embargo, los éxitos económicos de este país no pueden perdurar si en el Viejo Continente no se produce un proceso igual, ya que "el futuro de Alemania es inseparable del futuro de Europa".

La canciller alemana destacó que las reformas en caso de necesidad de los tratados de la UE no debe ser un tabú, sobre todo a la vista de las consecuencias de una crisis causada por los problemas financieros de algunos socios, caso no contemplado en el tratado de Lisboa. Al respecto subrayó que lo que no puede ser es que la crisis de un país como Grecia, que supone el 2 % de la capacidad económica de la zona del euro, llegue a amenazar el futuro de la moneda única.

La canciller defendió los mecanismos para el rescate del euro, aunque reconoció que "se trata de un largo y difícil, pero correcto camino para el futuro" y celebró los esfuerzos de algunos socios para limitar su deuda, citando el caso concreto de España con la recientemente aprobada legislación al respecto. Del lado de la oposición, el jefe del grupo parlamentario socialdemócrata, Frank Walter Steinmeier, acusó al gobierno de inconsistencia en la lucha contra la crisis del euro y dijo que de asegurar que no se daría un sólo céntimo se ha pasado a hablar de miles de millones.

Por otra parte, Merkel celebró la sentencia del constitucional, en la que se da el visto bueno al fondo de rescate del euro, y dijo que la misma ratifica la política de su gobierno. "La sentencia ha ratificado de manera absoluta la política del gobierno", dijo Merkel ante el Bundestag. Según la interpretación de Merkel, aprueba la responsabilidad y la solidaridad europeas, respetando naturalmente los derechos del parlamento. "Ese es exactamente el camino que queremos seguir", dijo la canciller.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios