La banda ancha busca popularidad

  • La batalla está servida: las compañías de telecomunicaciones luchan por ganar adeptos a internet con agresivas ofertas de precios y servicios de mayor calidad

Comentarios 17

Las compañías de telecomunicaciones lo tienen claro: ante la ralentización de la demanda de nuevas líneas de banda ancha en España ha llegado la hora de revolucionar el mercado y propiciar un uso masivo de internet. Las estrategias pasan por dos frentes: captar al público que aún no ha sucumbido a las bondades de la red -¿cómo?, con bajos precios- y fidelizar a los clientes más avanzados (con mayores velocidades, contenidos y servicios).

Tal vez aún no se pueda hablar de una guerra de tarifas en el mercado de internet (o, al menos, no como la experimentada por la telefonía móvil en los últimos años), pero sí de que las ofertas son cada vez más agresivas. En un sector ultracompetitivo, que además cuenta con un operador dominante venido de un antiguo monopolio (Telefónica), a las compañías no les queda más remedio que lanzarse a la batalla de precios para arañar cuota de mercado.

Los operadores alternativos como ONO, Orange, Tele2 o Jazztel son los especialistas en estas lides, pero curiosamente la última campanada comercial la ha dado Telefónica, consciente de que tiene que explorar nuevos nichos de mercado si no quiere perder la carrera frente a aquéllos. Así, a la oferta de ONO de acceso básico a la red por 14 euros al mes -a 2 megas de velocidad-, y la de Orange a 19,95 euros -a través de su filial Ya.com- se ha sumado la de 19,90 euros de la compañía que preside César Alierta, que rebaja considerablemente la que era su tarifa más económica -ver cuadro-. Con estas maniobras, las compañías pretenden encandilar a ese amplio porcentaje de la población que aún no disfruta de banda ancha. Según la CMT, en el país hay 7,9 millones de líneas de acceso rápido a internet -en noviembre de 2007-, lo que implica que menos del 17,7 por ciento de la población cuenta con ADSL o cable (las modalidades más extendidas de banda ancha).

Coincidencia o no, el recrudecimiento de esta cruzada de precios se ha producido en los últimos meses, justo después de que la Comisión Europea diera un tirón de orejas a España por tener -según sus cálculos- tarifas un 20 por ciento más caras que las de la media comunitaria. Una acusación que el Gobierno español rechazó y quiso contrarrestar con el encargo de un informe a la CMT. Sin embargo, las conclusiones de éste no fueron todo lo halagüeñas que esperaban: se recogía que España tenía ofertas más baratas que las de sus vecinos, pero no las dominantes, mientras que el acceso mayoritario a internet era entre un 17 y un 27 por ciento más alto que la media de la UE.

Pese a los golpes de efecto que hayan podido tener las ofertas de las compañías que operan en España, lo cierto es que el mercado sigue estando dominado por Telefónica -en el segmento de ADSL-, que acapara el 56 por ciento de las líneas y el 64 por ciento de los ingresos. ONO y Orange le siguen los pasos, aunque a gran distancia. El primero -juega un papel protagonista en el ámbito del cable- ya cuenta con el 17 por ciento de los clientes de banda ancha y el 13 de la facturación, mientras que el segundo -junto a su filial Ya.com- aglutina el 15 por ciento de las líneas y el 10 por ciento del negocio. "Telefónica sigue teniendo una alta cuota de mercado a pesar de contar con precios menos competitivos; los usuarios prefieren pagar más por una supuesta mayor seguridad en la provisión del servicio", dicen desde la CMT.

Otra de las tendencias que ganará peso de cara al futuro será la banda ancha a alta velocidad con los últimos avances tecnológicos. "El usuario exigirá cada vez más calidad y capacidad de descarga, todo ello asociado a un precio razonable", indica Juan Baviano, responsable de Oferta Comercial de ONO. Así, a la estrategia de agrandar la tarta por abajo incorporando a nuevos clientes se sumará la de atraer a los usuarios más intensivos gracias a velocidades que superen los 20 megas. "La demanda creciente de contenidos audiovisuales llevará a un incremento del ancho de banda", señala Ignacio López Bandrés, director de Marketing Home de Orange. Hoy por hoy, ONO y Euskaltel son las compañías que ofrecen las conexiones más rápidas del mercado -25 y 24 megas-.

Dentro de este panorama, no cabe la menor duda de que "los servicios empaquetados serán claves para la extensión y el éxito de la bancha ancha", sentencia Javier García, director de Operadores y Servicios de Telecomunicación de la patronal Aetic. Se trata de un rasgo que ya define al mercado español de las telecomunicaciones, pero que, a su vez, está llamado a convertirse en la "estrategia estrella" a medio y largo plazo. Actualmente, España es el cuarto país europeo -por detrás de Dinamarca, Estonia y Holanda- en ventas de servicios combinados: a finales de 2006, el 29 por ciento de los hogares estaba suscrito a algún tipo de paquete, mientras que la media europea estaba en el 20 por ciento. Los más extendidos son los dúos, que ofrecen internet y telefonía fija, mientras que los tríos están empezando a despegar (incluyen televisión). "Desde Orange estamos abanderando el desarrollo del cuádruple play -fijo, internet, televisión y móvil-, lo que nos diferencia de cualquier competidor", indica López Bandrés. De momento, sólo Telefónica y ONO se suman a este selecto grupo de operadores globales. La fórmula beneficia, en definitiva, a clientes y empresas. Los primeros valoran la comodidad de la factura única y el ahorro de en torno a un 18 por ciento en el coste mensual de cada servicio. Las segundas ven cómo se elevan sus ingresos por usuario -al contratar más servicios- y se fomenta su fidelización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios