El PTA aguanta el tipo pese a la debacle de una locomotora como Isofotón

  • El parque cerró 2013 con más empresas, pero con menos facturación y puestos de trabajo

El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) logró mantener el tipo el año pasado pese a que el ejercicio tuvo elementos negativos, como la desaparición de uno de sus gigantes, Isofotón, y la crisis económica que asuela a las empresas. La tecnópolis malagueña ya adelantó hace unos meses que había conseguido incrementar el número total de compañías durante el 2013, hasta un total de 620 firmas, aunque no se conocía cuál había sido el comportamiento sobre el empleo y la facturación agregada. Ambos parámetros descendieron el año pasado, aunque de una forma discreta.

El PTA terminó el ejercicio con 620 empresas, un 4,5% más, que contaban con 14.611 empleados, un 0,7% menos, y facturaron de forma agregada 1.576 millones de euros, lo que supuso una disminución del 4,5%. En el tema de las ventas ha sido especialmente doloroso para la tecnópolis el hundimiento de Isofotón, ya que el fabricante de paneles solares -actualmente en concurso de acreedores y sin empleados en su factoría de Málaga- facturaba más de 100 millones de euros anuales y, de haber cumplido el plan de negocio que anunciaba, podría haber superado los 300 millones. También tenía más de 600 empleados. Ahora solo hay una fábrica vacía, como siguen los edificios de Vitelcom y A Novo, que fueron dos emblemas en el parque hace unos años.

Fuentes de la tecnópolis reconocen que no ha sido el mejor año para el parque, aunque, como suele ocurrir, unos acaban compensando a otros. En este sentido, hay varias multinacionales que han tenido un mejor comportamiento que las empresas locales y es por eso que la facturación y el empleo se ha mantenido estable.

El consejo de administración de la entidad, presidido por primera vez por el delegado del Gobierno, José Luis Ruiz Espejo, se reunió ayer para analizar los datos y destacó que el año pasado se incorporaron al parque 105 nuevas empresas. También murieron varias decenas, arrojando un saldo positivo neto de 27 compañías. Es la dinámica habitual de un espacio de innovación como éste, en el que muchas de las compañías son pequeñas y crecen tan rápido como caen en función de la coyuntura y la competencia.

El consejo subrayó el peso del Centro de Tecnologías Ferroviarias de ADIF, en el que ya hay 40 empresas especializadas en innovación ferroviaria que están trabajando en proyectos nacionales e internacionales. No obstante, se desconoce cuál será el futuro de este centro y si su supervivencia dependerá de que se haga o no el anillo ferroviario de Antequera.

El año pasado concluyó la obra de urbanización de la ampliación del parque. Por ahora, solo hay dos parcelas ocupadas con edificios -una de Promálaga y otra de Citic- y se intensificará la labor comercial este año, aunque el mercado no está para muchas alegrías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios