Nilefos aprobó un plan de inversión meses antes de cerrar

  • La Subdelegación del Gobierno en Huelva investigará la venta

La decisión de cerrar la fabrica de Nilefos en el Polo Químico de Huelva se tomó recientemente a pesar de la existencia de un plan de inversiones por parte del grupo Madhavani. El cierre es una respuesta al futuro incremento del precio de la materia prima y el estudio de las tendencias del mercado, según fuentes de la factoría.

Pero la situación ha dado la vuelta al pasar sólo tres meses. Según explicaron ayer fuentes de la fábrica en Huelva, el aumento de precio de la materia prima es el principal problema, tal y como ya se expuso en el expediente de extinción de contratos que la empresa presentó el pasado lunes ante la Delegación de Empleo. Este incremento de precio del ácido fosfórico no entraba, según estas fuentes, en las previsiones de la empresa, que no podría repercutir ese aumento en sus clientes. Este hecho se unió a las pérdidas encadenadas durante los últimos tres ejercicios.

Por su parte, la Subdelegación del Gobierno mostró ayer su apoyo a la plantilla. El subdelegado, Manuel Bago, aseguró que estudiará "otras acciones colaterales como la relación de esta empresa con la anterior propietaria de la planta, Rhodia". De esta forma Bago respondió a las inquietudes de los trabajadores por la venta de la fábrica, firmada hace casi un año. Según el presidente del comité de empresa, José Marroco, los trabajadores quieren saber el destino de 10 millones de euros, "una cantidad que supuestamente Rhodia había dado a Nilefos para inversiones y sobre la que no se ha sabido nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios