Lagarde pide a los países medidas convincentes frente a la crisis

  • La directora del FMI anima incluso a tomar decisiones "poco convencionales" para respaldar la recuperación económica.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha pedido a los países que adopten medidas "con convicción y urgencia" para apoyar la recuperación ante la "crisis de confianza" que vive la economía mundial.

Antes de viajar a Francia para asistir a la reunión de ministros del G7 que analizará la crisis de deuda soberana europea y la desaceleración económica, Lagarde dijo en Londres que los gobiernos deben utilizar incluso "medidas poco convencionales" ante la actual crisis y consideró que existe una forma de reconducir la economía mundial.

En un discurso en el Instituto de Relaciones Internacionales Chatham House junto al ministro británico de Finanzas, George Osborne, la responsable del FMI urgió a los países industrializados a que actúen ahora "de manera valiente".

Existe una crisis de confianza ante la "perspectiva económica en deterioro y las crecientes preocupaciones sobre la salud de la deuda soberana y de los bancos", indicó Lagarde en su primera visita a Londres como responsable del Fondo. En su opinión, las economías desarrolladas deben restaurar la sostenibilidad fiscal mediante planes de consolidación creíbles pero no olvidar que llevar a cabo esas medidas "demasiado deprisa" puede "dañar la recuperación y empeorar las perspectivas laborales".

En los últimos meses, los europeos se han centrado en poner en marcha sucesivos planes de consolidación fiscal y recorte del déficit, mientras Estados Unidos está más preocupado por reactivar la economía, que cada vez muestra mayores signos de ralentización. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha revisado a la baja sus previsiones para los países del G7, que en la segunda mitad de este año crecerán solo a un ritmo anual inferior al 1%.

Según Christine Lagarde, ex ministra francesa de Economía, ahora "el campo de acción es considerablemente más estrecho que cuando la crisis estalló por primera vez" y hay menos opciones políticas aunque "existe una senda para la recuperación". "La actividad global se ha ralentizado, los riesgos financieros han aumentado, al tiempo que se ha estancado el reequilibrio global de la demanda necesario para el crecimiento global", dijo.

Para Lagarde, "si el crecimiento continúa perdiendo impulso, los problemas de balance general empeorarán, la sostenibilidad fiscal se verá amenazada y el margen de acción de los políticos para salvar la recuperación desaparecerá".

La directora del FMI consideró que, pese a que el panorama no es "alentador", los políticos tienen opciones para respaldar la recuperación como las medidas monetarias, que deberían mantenerse como hasta ahora, pues "el riesgo de recesión supera al de la inflación". En este sentido, pidió a los gobiernos de las economías desarrolladas que tomen "más medidas para respaldar la recuperación, incluyendo medidas poco convencionales".

Christine Lagarde dio la bienvenida a las propuestas presentadas anoche por el presidente de EEUU, Barack Obama de un plan valorado en cerca de 447.000 millones de dólares, "que se centra en apoyar el crecimiento económico y la creación de empleo a corto plazo". Además, respaldó el programa de medidas de austeridad decididas por el Reino Unido, que calificó de "apropiado".

En este sentido, el ministro Osborne señaló que el Reino Unido continuará aplicando su plan fiscal para atajar el déficit presupuestario e incidió en que esas medidas son "la base de la estabilidad" sobre la que se construye la recuperación económica. El plan fiscal del Reino Unido se basa en contener el gasto para reducir el déficit público al 3% en 2015, no incrementar la presión fiscal directa, aumentar los impuestos indirectos y reducir el impuesto sobre el beneficio de las empresas hasta el 23% para 2015, desde el 28% actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios