Grupo Rafael Morales incrementó un 27% su facturación en 2007

  • La constructora sortea la desaceleración inmobiliaria gracias a las obras públicas, que aportaron el 60% de los ingresos

Comentarios 3

La apuesta por las obras públicas y la diversificación del riesgo inmobiliario está dando sus frutos al Grupo Rafael Morales, que incrementó en 2007 su facturación consolidada un 26,7 por ciento, hasta 164 millones de euros, de los que el 75 por ciento corresponde a la matriz, Construcciones Rafael Morales, y el resto a sus participadas. Las cifras revelan un crecimiento espectacular, porque suponen prácticamente el doble de los resultados de 2004. El beneficio antes de impuestos asciende a 5,7 millones de euros, "aunque es una cifra pendiente de auditar". Si se confirma el dato, reflejará un avance del 30,5 por ciento respecto a 2006.

"El que se dedique sólo al sector inmobiliario tiene un problema, pero las administraciones públicas son nuestro principal cliente, por lo que el parón inmobiliario no se ha notado mucho", explicó Rafael Morales, consejero delegado del holding con sede en Huelva.

Concretamente, la obra civil pública supuso el 48 por ciento de los ingresos del grupo, unos 79,1 millones de euros. Además, la obra de edificación pública, que se corresponde con la construcción de colegios o Viviendas de Protección Oficial, aportó otro 12 por ciento a la facturación global, lo que supone que prácticamente el 60 por ciento del resultado fue aportado por el sector público.

En cambio, la edificación residencial representó 18,7 millones de euros, el 11 por ciento de la facturación, y la promoción inmobiliaria otros 7,9 millones de euros, el 5 por ciento de la facturación total. No obstante, el grupo ha decidido no ampliar su reserva de suelo para desarrollar su cartera actual. "Nuestros proyectos son de primera residencia, donde no se ha notado tanto la desaceleración", afirmó Rafael Morales.

Aunque ya cuenta con adjudicaciones en Extremadura, Murcia y Valencia, el consejero delegado del grupo apuntó que su objetivo es pasar de ser un holding regional para convertirse en una corporación de escala nacional. "Nos estamos presentando a concursos por toda España, normalmente de la mano de socios mediante Uniones Temporales de Empresas", especificó.

Las expectativas para 2008 son "muy buenas" gracias a las recetas keynesianas del Gobierno, que está aumentando la contratación de obra pública para suplir la caída de la actividad en el sector residencial. "Se ha notado una aceleración de las adjudicaciones públicas", agregó Rafael Morales, que señaló que el grupo cuenta ya con obras contratada por un valor de 160 millones de euros, un 14 por ciento más que hace un año.

La firma espera cerrar el año con una facturación consolidada de casi 190 millones de euros, un 15,8 por ciento más. Este porcentaje será casi la mitad del registrado en 2007, aunque puede variar al alza si resulta adjudicatario de algunas de los concursos de obra ante los que ha presentado ofertas. "Pero es complicado para una empresa manejar un crecimiento del 30 por ciento anual porque supone doblar prácticamente cada tres años la estructura operativa", indicó Morales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios