Funcas alerta de que España se enfrenta a otra fuga de empresas

  • Las cajas apuntan a un proceso iniciado en 2000 y que ha afectado ya a 85.000 trabajadores · El 62% de las deslocalizaciones son de compañías extranjeras

Comentarios 3

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) asegura que España se encuentra inmersa en una "segunda ola" de deslocalizaciones empresariales, un fenómeno que ha afectado a más de 85.000 trabajadores entre 2000 y 2007, con un volumen de operaciones superior a las 450 y una media de 183 empleados perjudicados por cada una de ellas. Según explica en el último número de su revista Papeles de la economía española, el desencadenante de tal situación ha sido la ampliación de la Unión Europea y la emergencia de China como potencia industrial.

De acuerdo con los cálculos de la fundación, las empresas de capital extranjero son responsables del 62% de las fugas y del 79% de los puestos de trabajo afectados por las mismas. En cualquier caso, señala que la destrucción de empleo propiciada por las deslocalizaciones ha sido compensada "con creces" por el que han generado otras compañías. De hecho, incide en que el paro acumulado durante el periodo tomado como referencia apenas supera el 2% de la ocupación existente en 2000. A ello ha contribuido también el hecho de que las empresas nacionales que se han subido a ese carro hayan tratado de preservar, en la medida de lo posible, su masa laboral, reorientando algunas de sus actividades.

La primera ola de deslocalizaciones la padeció España con motivo de la creación del Mercado Único Europeo y su centro de gravedad se situó en torno a 1993. La que vive en la actualidad empieza a remitir "muy lentamente", tras alcanzar su mayor intensidad entre 2005 y 2007. Rafael Myro y Carlos Manuel Fernández-Otheo, autores del análisis que recoge Funcas en su revista, subrayan que la presente edición no sólo está siendo más intensa que la anterior, sino que, además, presenta un mayor recurso, por parte de las compañías, al cierre de plantas completas. ¿Los motivos que alegan? Pues reducción de costes o reestructuración del negocio en el espacio internacional.

El grueso de las salidasde estas empresas del mercado español se enmarcan en el sector textil, de confección y cuero (113); equipos de transporte (75); material electrónico (50); maquinaria y material eléctrico (49); química (43); y alimentación, bebidas y tabaco (34).

Myro y Fernández-Otheo puntualizan que las deslocalizaciones de las firmas nacionales -a partir de 2003, sobre todo- tendrán un efecto positivo, por cuanto reafirmarán su capacidad competitiva en el exterior y su potencial de crecimiento, lo que, al final, beneficiará a la economía española.Entre esas empresas citan, por ejemplo, a Rianxeira, Calvo, Inditex, Induyco, Tavex, Mango, Loewe, Kelme, Yanko, Fagor o Flex.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios