La CE propone ayudas extras de 600 millones de euros a la pesca por la subida del gasóleo

  • La propuesta de la Comisión deberá recibir el visto bueno del Consejo de Ministros europeos, que previsiblemente debatirá el paquete durante este mes

La Comisión Europea (CE) ha propuesto hoy destinar 600 millones de euros adicionales a un conjunto de medidas para ayudar a los pescadores a afrontar los problemas por el precio del gasóleo.

El comisario europeo de Pesca, Joe Borg, ha manifestado que la propuesta de hoy se basa tres principios: reducir la capacidad de la flota, disminuir la dependencia del carburante y ayudar a los pescadores a elevar el valor de la primera venta de sus capturas. Borg sugirió elevarlas a 30.000 euros por barco y un tope de 100.000 euros por empresa (ahora está en 30.000 euros por empresa).

La Comisión recuerda que, desde 2002, los precios del  combustible de uso marítimo en la UE han aumentado un 240 % y  actualmente están en muchos casos por encima de los 0,7 euros por  litro, lo que ha generado una importante crisis en los segmentos de  la flota en los que los costes del combustible representan una  elevada proporción de los ingresos, hasta el 60 por ciento,  concretamente en el caso de los arrastreros. Mientras, los precios  en origen del pescado "están estancados en la última década, por lo  que los pescadores no han podido repercutir el incremento de sus  costes a lo largo de la cadena.

Para ello, Bruselas ha planteado una partida de 600 millones de euros, que se sumaría al Fondo Europeo de la Pesca (FEP) a través del cual se otorgan habitualmente los apoyos a los pescadores europeos, cofinanciados por los países comunitarios.

La propuesta será examinada esta semana por el Parlamento Europeo, para que los ministros de Pesca de la UE puedan aprobarla en su reunión del próximo martes.

Los 600 millones podrían proceder del capítulo para agricultura y pesca del presupuesto de la UE, previsto para los años 2009 y 2010, según una fuente comunitaria.

Entre las medidas de urgencia propuestas hoy, figura la posibilidad de que los Gobiernos den apoyos para financiar el cese temporal durante un período máximo de tres meses, que deberá empezar antes del 30 de noviembre; podrán costear los gastos de tripulación y los del mantenimiento del barco. Como requisito, los armadores deberán comprometerse a planes de reconversión en un período de seis meses.

Por otro lado, la CE ofrece apoyo para  la adaptación de la flota, en los casos en los que el gasóleo represente el 30% de sus gastos y haya planes que impliquen al menos un recorte del 30% de su capacidad.

Bruselas ha ofrecido también aumentar el porcentaje de ayuda para costear cambios en las artes pesqueras y la sustitución de motores, con la condición de que la participación privada sea del 40% de los gastos.

La CE ha planteado también más flexibilidad en las políticas de desguace y ampliar los beneficiaros de ayudas socio-económicas, para que además de los pescadores sean los empleados de puertos y subastas.

También prevé medidas para promover el etiquetado, el valor añadido y aumentar poder de los pescadores a la hora de negociar precios con la distribución y con la industria.

En la propuesta de hoy figura esa idea, pero el texto indica que antes de proponer ese aumento, la CE efectuará los estudios de impacto económicos necesarios "a corto plazo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios