La Bolsa y el turismo resisten diez años después de los ataques del 11-S

  • El Íbex está en niveles similares a hace un decenio, con un alza de apenas el 3% · Los turistas se han doblado y rebasan los 900 millones al año en el globo · El Brent vale cuatro veces más y el euro se ha revalorizado un 50%

Transcurrido un decenio desde los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, la bolsa española se encuentra en niveles similares a los registrados la víspera de esa fatídica fecha. En concreto, ha ganado el 3,01%, sin restar la inflación acumulada y tomando como datos las cifras de cierre del día anterior al ataque y del viernes pasado del principal índice del mercado nacional, el Íbex 35. El turismo ha corrido aún mejor suerte, puesto que en la última década ha duplicado sus cifras, hasta los 940 millones de viajeros.

Las ganancias predominan en este periodo entre las principales plazas internacionales, con Hong Kong a la cabeza (91,64%), fruto del enorme crecimiento de la economía China, seguido por el mercado Nasdaq (45,57%) por el desarrollo del sector tecnológico. Le siguen el Dow Jones de Industriales neoyorquino (14,43%), Fráncfort (11,13%), el índice SP 500 (5,64%) y Londres (3,6%). Con pérdidas figuran el índice Euro Stoxx 50 (39,73%) Milán (33,6%), París (32,14%) y Tokio (13,75%).

El precio mínimo de este periodo se alcanzó en octubre de 2002 por la situación de la economía argentina tras el corralito, que provocó que la bolsa española bajara a 5.300 puntos, un nivel al que sólo regresaría por la inminencia del ataque a Irak en marzo de 2003.

Gracias a la política monetaria expansiva y al crédito ilimitado, el mercado bursátil español, alimentado por la burbuja inmobiliaria, alcanzó el máximo del decenio en noviembre de 2007, cuando sobrepasó los 16.000 puntos. Este récord histórico llegaba después de que ese verano el mercado padeciera la crisis de confianza y liquidez, que todavía persiste, y casi un año después de que en EEUU surgieran las primeras quiebras bancarias por impagos hipotecarios.

En este periodo, a los retrocesos de 2001 y 2002 siguió un lustro de bonanza en el que la bolsa avanzó el 151,5%.

En 2008 hubo un descalabro bursátil de calado -bajó el 39%, el peor año de su historia-, al que siguió la recuperación de 2009 -avanzó casi el 30%-, que culminará, si la bolsa no se endereza a final de año, con un bienio negativo.

Entre otros hechos relevantes para el mercado destacaron las guerras preventivas de EEUU o sus aliados por el control de los recursos energéticos (invasiones de Afganistán, Irak y Libia). Además, se ha reforzado la doctrina neoliberal a través de las armas, de las terceras vías de la socialdemocracia, o por medio de la política monetaria -con los bajos tipos de interés de la Reserva Federal estadounidense y otros bancos centrales, o el estímulo y crecimiento del comercio mundial-.

El ingreso de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC) tres meses después de los atentados, así como las distintas conferencias de liberalización comercial celebradas en este tiempo, incidieron notablemente en la economía. Con la incorporación de la ahora segunda economía mundial a la OMC se trasladaron a su territorio muchas empresas por sus menores salarios y condiciones de producción menos exigentes en busca del mayor beneficio, lo que ha incidido en la actividad industrial y en las condiciones laborales de todo el mundo.

La desaparición de Lehman Brothers se convirtió en un suceso crucial en 2008 porque a ella siguió la nacionalización de bancos; las ayudas públicas y la reestructuración del sector financiero; la recesión económica; los estímulos keynesianos; el crecimiento del déficit público y la crisis de la deuda, con el rescate de varios países (Grecia, Irlanda y Portugal) y la quiebra de Islandia.

En estos dos últimos años de crisis, la especulación con la deuda soberana por un sector financiero reforzado y no reformado está imponiendo medidas de austeridad presupuestaria para controlar el déficit encaminadas a desmantelar el estado del bienestar en diversos países europeos.

La especulación con los alimentos y las materias primas es otro de los acontecimientos a reseñar de este tiempo. El petróleo Brent ha cuadruplicado su precio -pasó de 28 a 113 dólares por barril-, mientras que la cotización del euro se ha revalorizado algo más del 50% respecto al dólar, al pasar de 0,9 a 1,37 dólares.

El turismo mundial ha tenido un ascenso fulgurante: se ha más que duplicado desde los 400 millones de turistas internacionales anuales hasta los 940 millones, a pesar de los efectos del atentado de las torres gemelas, según el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai. "A pesar de la gravedad de las complicaciones que surgieron, la gente no dejó de viajar y hoy en día lo hace más que en cualquier otro momento de la historia", declaró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios