El Banco de España dice que los mercados financieros no están normalizados

  • El gobernador de la entidad, Fernández Ordóñez, prevé que la crisis se prolongue "más de lo esperado".

Comentarios 4

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, afirmó este miércoles que la situación de los mercados financieros "dista mucho" de haberse normalizado, y añadió que esta dificultad se une "negativamente" a las perspectivas económicas mundiales, que se han deteriorado "de un modo generalizado". 

Así lo puso de manifiesto en un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio Americana en España, donde aseguró que la fase de crecimiento bajista a nivel mundial podría prolongarse "más de lo inicialmente esperado" porque la coyuntura internacional sigue "muy complicada".

No obstante, consideró que desde el pasado mes de marzo, han remitido los riesgos de que se produzca una crisis financiera con una recesión global.

En cuanto a las condiciones financieras a nivel mundial, consideró "difícil" que puedan volver a ser "tan holgadas" como lo fueron en el último lustro, puesto que, a su parecer, no es previsible que se repitan la conjunción de circunstancias que las propiciaron.

Fernández Ordóñez señaló que la fase expansiva de los últimos años propició un proceso de intensa innovación financiera y, a su juicio, las características de algunos de estos nuevos activos, el cambio en el modelo bancario hacia el conocido como 'originar y distribuir', las estructuras de incentivos y la "falta de diligencia" de muchos inversores estuvieron "sin duda" en el origen de las turbulencias financieras.

No obstante, para el gobernador, las turbulencias también pueden ser interpretadas como el catalizador de un ajuste "necesario" tras la notable acumulación de "desequilibrios" que se fueron generando en la etapa expansiva. Además, a su juicio, esta crisis puede considerarse el desencadenante de la situación actual, pero no la causa última.

Ajuste intenso, pero prolongado

Reconoció que el proceso de ajuste está siendo "intenso, costoso y prolongado", aunque consideró probable que la liquidez vuelva paulatinamente a los mercados y que las condiciones de financiación se relajen a medida que se supere este periodo de ajuste y la situación se normalice.

En concreto, aventuró que la mayor cautela por parte de los inversores ralentizará la generación de productos financieros "complejos y opacos", motivo por el que el nivel de apalancamiento tenderá a reducirse de modo permanente.

Para el gobernador del Banco de España, otro factor de preocupación lo constituye el resurgir de la inflación que, en meses recientes, ha alcanzado una "intensidad desconocida" en la última década, ya que, a nivel global, desde el comienzo de 2007 se ha incrementado en más de dos puntos porcentuales, hasta alcanzar el 5,5% en el mes de mayo.

 En este sentido, aseguró que los riesgos de precios se han multiplicado en los últimos meses debido, sobre todo, a la escalada del precio del crudo, al tiempo que aseguró que la persistente divergencia entre la tasa de inflación total y la subyacente supone un riesgo inflacionario evidente "que puede acabar desencadenando una espiral de precios y salarios".

Presiones inflacionistas más generalizadas

Además, consideró que hay indicios cada vez mayores para pensar que la tendencia al incremento del precio de las materias primas pueda constituir el indicador adelantado de la existencia de presiones inflacionistas más generalizadas a nivel global, lo que, a su juicio, puede acabar dando lugar a un aumento duradero de la tasa de inflación general. Así, consideró difícil que las tensiones inflacionistas vuelvan a ser "tan benignas" como en el pasado.

Finalmente, en cuanto al creciente protagonismo de las economías emergentes, Fernández Ordóñez aseguró que el papel que juegan es "particularmente evidente" en el mercado de las materias primas, puesto que su comportamiento está detrás de las actuales presiones inflacionistas, aunque también han tenido cierto efecto moderador de la inflación a través de la entrada de manufacturas de bajo coste.

Para concluir, reiteró que la economía mundial está atravesando una fase de debilitamiento, aunque las tasas de crecimiento global para los próximos años siguen siendo "robustas" desde una perspectiva histórica. "Lo que oscurece las perspectivas es el contexto de notable incertidumbre en el que nos movemos y la reactivación de los riesgos de inflación y de inestabilidad financiera", concluyó. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios