Atlantic Copper inicia el año con nuevo récord de producción

  • Cifra en 187 millones anuales la repercusión de su actividad en Andalucía

Atlantic Copper ha iniciado el año 2014 batiendo sus propias previsiones. Tras dos años de crecimiento y un paréntesis por la parada general de 2013, la fundición ha arrancado el presente ejercicio con un ritmo de refino más elevado incluso del esperado, que le permitirá superar de nuevo su propio récord para situarse en casi el 100% de sus 1,1 millones de toneladas de capacidad de producción.

Así lo constatan los datos del primer trimestre. Según explicó ayer el director general de Metalurgia de la compañía, Miguel Palacios, al ritmo de producción actual se podrán alcanzar 1.070.000 toneladas de concentrado refinado y 290.000 toneladas de cátodos de cobre, con un valor de la producción por determinar en un mercado fluctuante. Más de la mitad de las ventas se quedarán en España (su cliente principal es Cunext, en Córdoba), aunque la empresa ha ido internacionalizando progresivamente sus compradores ante la caída del consumo del país y se ha volcado en la cuenca mediterránea, optimizando los costes logísticos.

El pasado año Atlantic Copper vendió 690 millones al exterior, que la situaron como la primera empresa exportadora de Andalucía. También fue la segunda con mayor facturación (la 58 de España) con 1.543 millones de euros, una cifra sensiblemente inferior a la del año 2012 -cuando se superaron los 2.000 millones- debido a la parada general de 69 días de duración, durante la que se renovó el horno flash. La producción quedó en 856.000 toneladas de concentrado de cobre refinado, una cifra bastante menor que años anteriores y que junto al coste económico de la parada (17 millones de inversión y 22 millones de lucro cesante) supuso que la compañía cerrase el ejercicio en pérdidas, con 59 millones de euros en negativo en un sector que habitualmente registra márgenes bajos.

La directora general económico financiera de la compañía, Macarena Gutiérrez, destacaba ayer otro dato durante la presentación de estos resultados: el impacto en la economía onubense de la actividad de Atlantic Copper. Según los cálculos de la compañía, la factoría dejó el pasado año en Andalucía 187 millones de euros Aproximadamente el 45% de ellos se materializaron en forma de sueldos y salarios (la empresa contó en 2013 con 1.417 empleos directos, incluidos los de los trabajos de mantenimiento) y el resto corresponde a los pagos de energía, materiales y otros conceptos. El impacto en la economía de la provincia se refleja también en la importancia de la fundición para el Puerto: 300 barcos que suponen el 10% del tráfico onubense.

Para este año habrá otra parada de mantenimiento, en este caso de corta duración, y una nueva inversión de 32 millones de euros. En un contexto internacional en el que China ha entrado de lleno en la construcción de fundiciones, la competitividad pasa por reducir el coste unitario por la vía de la eficiencia, destaca Miguel Palacios. Eficiencia energética es uno de los lemas para la fábrica de Huelva, que ha aplicado ya varias medidas para la reducción de costes en esta materia y tiene varios proyectos más al respecto. Con ellos espera mejorar su posición en el mercado mundial, en el que en 2012 ya era la quinta fundición más eficiente, que menos energía consume por tonelada de producto refinado.

Gracias a esas mejoras, mientras desde el año 2000 el precio de la energía ha subido un 114% el consumo unitario ha bajado un 33%. Y a pesar de ello, para Atlantic Copper la factura energética supone ya un 32% de los costes operativos. La empresa espera ahora la definición del mecanismo de subasta energética, "que nos puede afectar: La incertidumbre está en la parte regulada", advierte Palacios, "esa parte tiene que ser competitiva, no sólo la parte de la energía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios