Asaja critica el "pacto de silencio" para no debatir sobre la PAC

  • La organización agraria reprocha al Gobierno que aún no haya definido su postura

El 12 de octubre será una fecha clave para la definición de la nueva Política Agraria Común (PAC). Ese día se presenta en Bruselas, ante el colegio de comisarios, la primera propuesta legislativa, que ya va más allá de la comunicación de intenciones de noviembre de 2010. Pues bien: a fecha de hoy, según denuncia Asaja-Sevilla, España aún no ha definido su postura en el asunto clave, el de las ayudas, que debe de partir de un consenso autonómico en la llamada conferencia sectorial.

El presidente de la organización agraria, Ricardo Serra, cree que hay un "pacto de silencio" para no hablar del tema, teniendo en cuenta que hay elecciones a la vista y no conviene agitar el debate. Pero para Asaja-Sevilla, esto es un error: "No se puede obviar el debate más tiempo", dice Ricardo Serra, que cree que se va a llegar tarde a la discusión en Bruselas y que ese retraso puede perjudicar claramente a Andalucía.

¿Por qué? Porque un documento de trabajo filtrado a Asaja este verano establece una tarifa plana como pago base más ayudas condicionadas a prácticas medioambientales (30%), cultivos de montaña (5%) o pagos acoplados voluntarios (5%). El reparto no tiene en cuenta el tipo de cultivo, ni la especificidad regional, lo que significa que Andalucía saldría perdiendo. Asaja calcula que se eliminaría entre el 40 y el 60% de la ficha financiera, entre 700 y 1.100 millones de euros de los 1.800 que recibe el campo andaluz. Ahora, la región recibe 414 euros por hectárea y la media española es de 229. Eso sí, según la propuesta barajada por la Comisión, los estados miembros pueden aplicar el montante que les corresponda en todo el Estado o regionalizarlo, en función, por ejemplo, del potencial agrícola. Esto último es lo que propone Andalucía en un histórico documento firmado en marzo por Junta de Andalucía y organizaciones agrarias, y Asaja llama a Clara Aguilera a ponerlo en valor en la conferencia sectorial. En la práctica, el plan andaluz supone mantener el status quo actual, y Serra teme que el silencio responda a intereses para primar a otras regiones en detrimento de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios