Ya toca una alegríaLos norteafricanos desconfían del colista

  • Con fe El Algeciras busca hoy en Melilla su primer triunfo a domicilio, en el último partido de 2007 Novedades Manuel Ángel, Curro, May y Juampe, al igual que Checa, que se casa, se pierden la cita. Montes se lleva al juvenil Ángel y prescinde de Cabrera"Su posición es circunstancial", dice Pastelero, cuyo equipo está invicto en casa y tiene tres bajas y la duda de Juan Jesús

Comentarios 1

El Algeciras partió ayer hacia Melilla con dos premisas claras: poner fin a dos meses sin conocer el triunfo y sumar la primera victoria de la temporada fuera del Nuevo Mirador. Los tres puntos servirían de bálsamo para poner fin a un año deportivo más agitado de lo normal en un club de fútbol y para cargar con energía positiva las pilas en el descanso que ofrece la Navidad. Además serviría para borrar la mala imagen mostrada en los últimos encuentros, especialmente en el partido del pasado domingo ante el Écija.

En el seno del vestuario algecirista se respira otro ambiente tras la marcha el pasado martes del ya ex patrocinador Miguel Ángel Verdejo, con el que el presidente, Manolo Ocaña, ha roto relaciones. Con Verdejo, con el que la plantilla y el cuerpo técnico estaban manteniendo un duro tira y afloja, se han ido el director deportivo, José Ramón Preciado, que ha estado una semana en el cargo; el gerente, Sandalio López; y el preparado físico, Lisandro Maero. La principal consecuencia de la ruptura entre Ocaña y Verdejo ha sido que Manolo Villa ha vuelto a desempeñar las funciones de segundo entrenador y que José Manuel Ortega, el Profe, ha regresado al primer equipo tras ser relegado la semana pasada al filial.

La plantilla busca terminar el año con la tranquilidad que le ha faltado durante los últimos meses tanto en lo deportivo como en lo institucional. El triunfo no le serviría para salir de los puestos de descenso a Tercera, pero la cosa tendría otro color de cara a 2008. En cuanto a lo institucional, Manolo Ocaña ha transmitido un mensaje de tranquilidad a la plantilla y ha pedido un margen de tiempo para trabajar por el club.

En lo estrictamente deportivo José Luis Montes regresa a la que fue su casa, en la que estuvo como jugador, entrenador y secretario técnico once temporadas en distintas etapas, con cinco bajas: May y Curro, que se espera que reaparezcan tras las vacaciones tras varias semanas de ausencia; Juampe, que aún espera un veredicto final de la lesión que sufrió en la rodilla el pasado domingo; Manuel Ángel, por sanción, y Checa, que se casa hoy. Cabrera se ha quedado fuera de la lista por decisión técnica. El juvenil Ángel, que se desenvuelve por la banda izquierda, es la principal novedad en la convocatoria. Los metas Félix y Javi Cuadra, los defensas Rico, Zamora, Borrallo, Máiquez y Pedro, los centrocampistas Nico Chietino, Alfaro, Francis Flores, Mario, Alexis y Ángel, y los delanteros Manu, Lucas y Ortiz están desde ayer en Melilla, desde donde volverán mañana a las 10.00.

El once presentará varias novedades con respecto al que se midió al Écija. Alexis será titular en lugar del sancionado Manuel Ángel, mientras que en el centro del campo Montes baraja varias alternativas. Ortiz podría desplazarse a la banda izquierda, aunque Borrallo podría adelantar su posición y Zamora ocuparía su lugar en el lateral izquierdo.

Cuidado que viene el colista. José Diego Pastelero, técnico de la Unión Deportiva Melilla, no se fía ni un pelo de la visita que hoy les brinda el Algeciras CF. El entrenador lleva toda la semana insistiendo a sus hombres que el último partido del año tiene trampa, que el exceso de confianza puede ser un enemigo ante los albirrojos. "Cuando ambos equipos salten al campo estoy seguro de que no se sabrá que conjunto es el colista y cuál es el de mitad de la tabla", aseguró tajante Pastelero.

El rival algecirista argumenta sus temores: "La posición del Algeciras es circunstancial. Están ahí por una serie de resultados, pero ya sabemos que los equipos de Montes tienen mucho orden". Pastelero advierte que no habrá cuartel: "Viene con mucha necesidad y el Melilla es el clavo ardiendo al que se intentarán agarrar por todos los medios", recalcó el preparador.

Bajo esa consigna de no confiarse, el Melilla afronta el compromiso después de caer derrotado por la mínima la pasada semana en Alcalá de Guadaíra. El cuadro norteafricano, no obstante, regresa a su campo, donde la última vez le endosó un rotundo 6-0 al Mérida. Fue el antes y el después de los melillenses, invictos en su feudo, pero lastrados por los cinco empates cedidos en casa. Las otras dos victorias en casa del Melilla han sido ante Granada y Puerto Llano.

Pastelero encara el duelo ante el Algeciras con una duda, la del delantero Juan Jesús, que se probará esta misma tarde para ver si al menos entra en la convocatoria. Sin embargo, el técnico tiene decidido con qué hombres saldrá hoy: Dorronsoro -que ha detenido cinco penaltis esta campaña-; Zamorano, Mohamed, Sergio Castillo, Marcos Suárez, Currás, Álex Fernández, Ocaña, Migui, Moncho y Troiteiro. Es decir, repite once.

Los locales mantienen en el dique seco a tres hombres: Chota y José Manuel -ambos desde la pretemporada- e Ígor Cuesta, con una rotura de fibras. También están lesionados los canteranos Salvi y Silva.

No sólo será el día del reencuentro de Montes, Francis Flores y Nico Chietino con el que fuera su club, también se las verá con su ex el portero local Verdejo, uno de los que ascendió a Segunda A con los albirrojos, ahora suplente de Dorronsoro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios