real balompédica linense - slavia de praga

Una sobredosis de autoestima (4-2)

  • La Balona supera en todo al campeón checo, el Slavia de Praga

  • Alberto y Özcan gustan en su debut y Elías Pérez sobresale

  • Gueye, que marca, y Ciss, con buenas maneras

  • Cuero (2) y Juampe, los otros goleadores

Comentarios 1

La Real Balompédica (Segunda división B) derrotó ayer y además de manera incontestable al Slavia de Praga, el actual campeón de la Liga de la República Checa, que esta misma temporada ha participado en la fase previa de la Champions y en la de grupo de la Europa League. Los albinegros se dieron un baño se autoestima, que viene a apuntar la que ya comenzaron a construir el pasado domingo al derrotar al Badajoz y que se antoja la mejor manera de afrontar el duelo del próximo domingo (12:00) en Sevilla con el Betis B. Además del resultado, que no deja de ser una anécdota, y de la buena imagen, lo más tranquilizador para la hinchada es el balance satisfactorio de la primera comparecencia de los recién llegados, muy especialmente del centrocampista Elías Pérez, e incluso de los dos jugadores que se encuentran a prueba. La ausencia, otra vez, de Sergio Molina, supone el lunar en una tarde muy entretenida.

La Balona, que mezcló a los jugadores que presuntamente formarán el once inicial en Sevilla el próximo domingo, salió en tromba. Mucho más metida que el Slavia. En el primer equipo, tres caras nuevas. El meta Alberto Martínez realizó un par de paradas de mérito y dejó impronta de que Javi Montoya tiene bien guardadas las espaldas. El defensa Özcan apenas pudo dejar ver que tiene calidad a la hora de hacer circular la pelota, porque defensivamente no le apretaron demasiado. Y Elías Pérez fue el gran descubrimiento. Un medio con criterio y con llegada, que participó en la génesis de dos de los tres goles de la primera mitad.

En poco más que un cuarto de hora la Balona ya ganaba 3-0 con goles de Wilson Cuero, que se ve que está con el gatillo apretado, y de Juampe, que no le va a la zaga. El único error gordo de Elías Pérez en una pérdida de balón brindó la posibilidad de que el equipo checo acortase distancias en el marcador por medio de Nacid.

En el segundo tiempo los dos equipos variaron su once. En el de la Balona la principal novedad eran los dos jugadores senegaleses a prueba que llegan procedentes del filial del Sion suizo. Por un lado el centrocampista Elhady Ciss, que ocupa muchísimo terreno. Por otro, el punta Ibrahima Gueye, que anotó un gol con un soberbio disparo y peleó arriba con todo el que se puso por delante. Uno y otro agradaron aunque la duda es si lo suficiente como para que la Balompédica prescinda de algún sub-23 para dejarle sitio. Se antoja difícil a no ser que alguno de los jugadores que ya están en plantilla decida solicitar su salida en busca de minutos.

Tras el mencionado tanto de Gueye (50') que suponía el 4-1, Van Buren (63') estableció el marcador definitivo.

Después de eso el juego se volvió más embarullado e incluso injustificadamente duro por parte del equipo checo, que pareció no digerir bien la derrota.

El balance del amistoso es que la Balona parece haber apuntalado bien su plantilla porque brinda a Julio Cobos más alternativas. No es mala reflexión para una tarde muy entretenida, algo nada frecuente en este tipo de duelos sin nada en juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios