real balompédica linense - real murcia

El poder del dinero (1-2)

  • La Balona cae ante un Real Murcia que saca a relucir su mayor potencial cuando se ve por detrás en el marcador

  • El público respeta a los albinegros, que se ven sin recursos tras el 1-2

Comentarios 5

No hay más cera que la que ardió en el primer tramo de la temporada y de la que no quedan ni los rescoldos. La Balompédica -al menos mientras Sergio Molina siga a vueltas con su eterna lesión- es un equipo incapaz de dañar a la aristocracia del grupo IV de Segunda B, ahora que los rivales con posibles ya han tomado cuerpo y no hacen concesiones. Los albinegros cayeron ayer a manos de un Real Murcia rocoso que le remontó un tanto inicial de Stoichkov. Y enlazan cuatro partidos ante su público sin celebrar un triunfo y una sola victoria en las últimas ocho jornadas. Esta vez los futbolistas no tienen ni siquiera la coartada de que el público les puso nerviosos. La iniciativa de pedir paciencia lanzada durante la semana desde numerosos foros, incluido este periódico, caló en la sabia grada del Municipal. Al final había tanta tristeza, tanto, tantísimo frío, y tantas, tantísimas ganas de marcharse a casa que apenas se escucharon cuatro silbidos mal contados.

La lapidaria frase de que la liga pone a cada uno en su sitio parece haber sido concebida para esta Balona. Después de haber coqueteado con la zona noble y hasta con el liderato, los albinegros llegan al final de la primera vuelta en mitad de la tabla y más cerca de la amenaza del descenso que de los puestos en los que se disfruta. Nada extraño para un conjunto que recibe a todo un Real Murcia y que a duras penas consigue reunir un millar de almas en sus gradas. Almas congeladas, que ésa es harina de otro debate.

Los linenses no es que cuajaran un partido lamentable, pero sí que es verdad que dan signos de impotencia, de una dolorosa mediocridad insípida. De no saber cómo meterle mano a un enemigo cuando se pone serio. Hay un desfase entre calidad de los de casa y la de sus contrincantes cuando estos son de determinado nivel.

Esta Balona no es un equipo para el desguace, tampoco hay que exagerar, pero no sabe competir. El Real Murcia no se sonroja por quedarse con diez a falta de cinco minutos para cortar una contra que le había cogido a pie cambiado y ponía en entredicho su triunfo. La Balona se conforma con ser el equipo más deportivo del grupo. Que en el mundo de deporte profesional es como si le entregasen el galardón al más lelo de la categoría.

El primer tiempo comenzó con control del Real Murcia. Un control vacío de contenido. De toca y toca, con poca chicha. Con un par de disparitos que Montoya resolvió sin despeinarse. La Balona trataba de encontrar esa transición rápida de la que todos hablan. Trataba. Hasta que llegó la media hora y David Sánchez fue a despejar en la línea de fondo, Stoichkov le robó la cartera y el mediocampista visitante le derribó casi sin querer, porque igual ni le vio. Penalti indiscutible. El sanroqueño tomó el esférico con decisión y anotó. Los linenses habían obrado el milagro: estaban por delante sin haber lanzado a puerta en juego.

Poco después un disparo del propio Stoichkov tocó en la mano de un defensa. Tan cierto que era mano como que eso no puede ser castigado con penalti.

Tras el descanso el Murcia movió ficha. Y utilizó el recurso que ya viene empezando a ser costumbre en los equipos que se ven por detrás ante los albinegros: colocar un doble referente arriba. De momento no se le ha sabido encontrar un antídoto. Este equipo no sabe administrar sus rentas. Mitad por falta de oficio y de madurez mitad por la ausencia de ese carácter que tanto echa en falta la grada. Por eso resulta difícil concebir que se queden gente como Sergio Molina o Sana en el banquillo.

No había transcurrido medio minuto cuando una acción que el árbitro invalidó por fuera de juego acabó en el palo. Todo un aviso. Pero ni por esas despertaron los albinegros del letargo con el que habían vuelto al campo. Así que en el 53' en una jugada ensayada la defensa debió estar pensando en sus compras navideñas porque dejó absolutamente solo a Orfila dentro del área y el disparo no tendría réplica (1-1).

Ya para entonces se notaba que el equipo de casa, otra vez, se había quedado anclado. Parado. Sin ideas. Sin recursos. Como el boxeador exhausto que se recuesta sobre las cuerdas esperando el golpe letal. Un golpe que tardó solo otros seis minutos. Saque largo de Biel Ribas, control extraordinario de Santi Jara y pase al borde del área donde Abel Molinero detuvo el esférico en el aire y con la complicidad de los dos centrales y del meta Javi Montoya, que se precipitó en su media salida, anotó de vaselina. Un gol de esos que construyen tres jugadores a los que, sencillamente, no llega la economía de la centenaria escuadra linense. Otra vez aquello de que cada uno está donde debe estar.

Ya para entonces el que más y el que menos presumía que la suerte estaba echada. Tanto es así que alguno decidió marcharse para no seguir tiritando.

Ni con los cambios mejoró la escuadra de casa, que para entonces se encontró ya con el Murcia abrupto que sabe jugar con los tiempos. La sensación de impotencia era frustrante. Un par de córners y un par de balones que cruzaron el área sin encontrar rematador y poco más. Tampoco es que los visitantes se estirasen demasiado. Lo justo para obligar a Montoya a realizar la única parada/parada del partido (entre los dos equipos) en un golpe franco.

Y llegó el pitido final y con él la sensación de que el fútbol ya le ha arrebatado a este equipo y a su gente el derecho a soñar con algo grande esta temporada. Al parecer se avecinan tiempos de cambio, con la incertidumbre que eso produce. Algo habrá que hacer porque en el fútbol sólo hay una cosa peor que la indignación que la afición expresó hace quince días. La indiferencia con la que asumió la derrota de ayer.

Javi Montoya l

Gonzalo Almenara l

Dennis l

(Sana, 71') sc

Mario Gómez l

Carrión l

Ismael Chico H

Mario Abenza H

Gato H

(Zamorano, 79') sc

José Ramón H

Juampe H

(W. Cuero, 63') l

Stoichkov HH

Biel Ribas sc

Juanra H

Fornies H

Orfila HH

Álex Ortiz l

David Sánchez HH

Santi Jara HH

(Jordan, 85') sc

Juanma H

Chamorro l

(D. Mateos, 73') sc

Llorente l

(Abel Molinero, 46') HH

Elady HHH

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios