algeciras club de fútbol

La hora de Pablo Barroso

  • El guardameta se postula para debutar mañana en Gerena con el Algeciras

  • El vestuario de Asián realza su trabajo en la sombra

  • "Romero es como un hermano mayor para mí", asegura

Pablo Barroso sujeta un balón entre Jesús Romero y el preparador de porteros, David Enríquez. Pablo Barroso sujeta un balón entre Jesús Romero y el preparador de porteros, David Enríquez.

Pablo Barroso sujeta un balón entre Jesús Romero y el preparador de porteros, David Enríquez. / jorge del águila

Pablo Barroso es un artífice más de la clasificación del Algeciras CF para la fase de ascenso a Segunda B. El joven portero de El Puerto de Santa María afronta la última jornada liguera con la posibilidad -con aire a certeza- de que mañana en Gerena (20:30) pueda debutar como albirrojo en partido oficial. Sería lo más lógico porque el meta Jesús Romero tiene cuatro tarjetas amarillas y porque además José Antonio Asián tiene la intención de repartir minutos y dar refresco en el once.

Barroso, en cualquier caso, se pone en manos "de lo que decida el míster". El portero nunca ha tenido una palabra más alta que otra en toda la temporada. Su único lenguaje es entrenarse al máximo cada sesión y estar listo para cuando llegue la oportunidad. Una predisposición que le ha convertido en uno de los compañeros más valorados por el vestuario, de donde siempre salen buenas referencias hacia la labor del portuense.

He estado en segundo plano pero me siento responsable. Jugar la liguilla es muy bonito"

"Yo estoy que me subo por las paredes", reconoce Barroso ante la posibilidad de jugar por fin con el Algeciras. El cancerbero vive el tramo final con más ilusión si cabe que cuando desembarcó el pasado verano para emprender una aventura en la que "tenía muy claro mi rol".

"Yo sabía dónde venía y que iba a tener al lado al mejor portero de la categoría", subraya Barroso. "Para mí es un lujo y ha sido un descubrimiento poder estar con el Gato y puedo decir que de alguna manera me siento responsable en cada parada que él hace por el trabajo que hacemos juntos y por el grupo que tiene este equipo", explica.

Pablo Barroso Blandino (30/11/1995) fichó por el Algeciras tras dos temporadas en las filas del Guadalcacín y una etapa de formación por las canteras del Cádiz y el Betis. Cuando el Algeciras le llamó, el portuense no lo dudó. "Desde el primer momento sabía que venía a luchar por un ascenso y ahora mismo estoy flipando", confiesa el meta, ante la proximidad del playoff.

"Creo que el equipo llega mentalmente muy fuerte", remarca. "Estamos en el mejor momento y la afición es responsable también de esta racha y de esa confianza que hemos cogido con las victorias y con el buen juego. La gente que sigue al Algeciras es sabia y sabe que hemos pasado un bache, como casi todos, pero que en el cómputo general nos hemos metido entre los mejores porque también hemos sido bastante regulares", analiza el arquero.

Sus interminables horas de trabajo, muchas en la sombra, con Jesús Romero han propiciado una amistad que va más allá del vestuario. "Romero es como un hermano mayor para mí", admite y reparte elogios para sus compañeros: "El grupo me ha cuidado muchísimo. Aquí somos todos una piña y tenemos claro el objetivo".

Barroso no se pone los guantes en un encuentro desde la pretemporada en un amistoso en Guadiaro, pero se siente capacitado para entrar en acción, algo de lo que se encarga personalmente David Enríquez, el preparador de los porteros el cuadro técnico que encabeza Asián.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios