La guerra comienza

  • Sevilla acoge la reunión de clubes a espaldas de Real Madrid y Barcelona para intentar ampliar el grupo rebelde en la disputa televisiva. La Real Sociedad se cae de la convocatoria y serán 12 los presentes.

Comentarios 27

El Ramón Sánchez-Pizjuán es desde el mediodía el centro de todas las miradas del fútbol español. Incluso allende nuestras fronteras la atención está puesta en la reunión que desde las doce del mediodía mantienen más de la mitad de los clubes de la Liga española, tras la convocatoria realizada por José María del Nido para intentar acabar con el duopolio del campeonato español. Finalmente, las presiones y las disensiones que vienen obstruyendo todas las negociaciones sobre los derechos televisivos ha impedido que haya pleno de clubes invitados. El presidente del Sevilla había citado a los 18 de Primera División excepto Madrid y Barcelona, invitando a sus presidentes y sus directores generales, y contaba el lunes con 15 confirmaciones. Pero ayer mismo se cayeron un par de clubes más, siendo la principal ausencia la anunciada por la Real Sociedad en la tarde de ayer, ya que el club donostiarra forma, o formaba, parte del denominado G-6. El principal punto del día, el único podría decirse, es el reparto de los derechos televisivos, el caballo de batalla de Del Nido junto con los otros clubes disidentes, a los que se han unido con un criterio distinto al del G-6 Betis y Málaga.

Del Nido ha conseguido que clubes que estaban de acuerdo con la propuesta de reparto aprobada en noviembre de 2010 a instancias de Real Madrid y Barcelona, como Atlético y Valencia, estén sentados en el antepalco del estadio de Nervión, en las personas de Miguel Ángel Gil Marín y Manuel Llorente. También está presentes, lógicamente, los miembros del G-6, los cuatro más beligerantes, Sevilla, Villarreal (representado por su presidente, Fernando Roig), Athletic (Josu Urrutia) y Espanyol (el consejero Joan Collet), y el Zaragoza (Agapito Iglesias), con una postura más mesurada. Faltará la Real Sociedad. Cabe denotar también la presencia de Betis (Miguel Guillén y el consejero Antonio José Sánchez Pino) y Málaga (el consejero consultivo José Carlos Pérez), dos clubes que se han unido a las tesis de los rebeldes, con matices.

También han acudido otros clubes con distintas posturas, algunos de ellos inscritos en el denominado G-30 que se postuló junto a Madrid y Barcelona. Son los casos de Racing (Francisco Pernía), Osasuna (el director general José Gómez) y Granada, cuyo presidente, Quique Pina, mantiene una postura ambigua, pero ha aguantado las presiones recibidas desde los que defienden el actual reparto y estará como oyente, sin alzar la voz.

Sánchez Pino, consejero verdiblanco, se expresó ayer al respecto: "Somos libres como cualquier club de acudir a donde sea en defensa de nuestros derechos. Queremos tener conocimiento de las posibles acciones en beneficio del club", dijo en Punto Radio el representante bético, que acudirá junto al presidente del club, Miguel Guillén. "Vamos a acudir a ver cuáles son las posibles acciones; yo veo esta guerra para medio plazo, no de hoy para mañana, esto será largo. Será difícil que salga una medida inmediata", añadió.

En términos similares, aunque con una postura más abiertamente en contra de las tesis de la LFP, Madrid y Barcelona, se expresó ayer José Carlos Pérez, consejero consultivo del Málaga, que representará a Abdullah Al Tani: "Entendemos que esto se encamina hacia una liga bipolar y siempre van a ganar los mismos. Lo que queremos cambiar es el desequilibrado reparto de los derechos televisivos".

Mientras que Valencia y Atlético habían asegurado su presencia pero no su compromiso con la rebelión que encabezan Del Nido y Roig, otros clubes con menos peso han claudicado a las diferentes presiones recibidas o prefieren callar ante la maraña de intereses cruzados. Es el caso de Sporting, Getafe, Mallorca, Levante, Rayo y Real Sociedad.

El caso de la Real es raro. Su presidente, Jokin Aberribay, explicó su ausencia así. "No es el momento de hacer gestos ni fotos, es el momento de abordar las cuestiones de fondo. La Real Sociedad aboga por un profundo cambio en el fútbol español, tenemos que establecer un plan estratégico entre todos y sin exclusiones. Es escandaloso que dos clubes se lleven tanto dinero de las televisiones, pero lo tenemos que regular entre todos", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios