El colista sigue dando guerra y cree en el milagro

El Levante dio una lección de pundonor y coraje en una vibrante segunda mitad en la que remontó el gol logrado por Osasuna en el primer tiempo y consiguió el ansiado reencuentro con la victoria y con su afición. La delicadísima situación económica, social y deportiva por la que atraviesa el club dio mucha trascendencia a este duelo, que fue presenciado por miembros del equipo de gobierno de la ciudad.

Hasta el final, el encuentro fue trepidante. En el último suspiro la suerte estuvo esta vez del lado local y el desesperado cabezazo de Monreal se estrelló en el larguero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios