real balompédica linense. julio cobos, entrenador de real balompédica

"Nuestra clasificación está acorde con lo que es la Balona"

  • El extremeño, muy crítico con este periódico, entiende que el equipo es reflejo de presupuesto y masa social

Julio Cobos, ayer, en la Ciudad Deportiva de la Balompédica. Julio Cobos, ayer, en la  Ciudad Deportiva de la Balompédica.

Julio Cobos, ayer, en la Ciudad Deportiva de la Balompédica. / Erasmo Fenoy

Comentarios 3

El entrenador de la Real Balompédica, Julio Cobos, está convencido de que no está recibiendo un trato justo por parte de este periódico. El técnico albinegro asegura que después del partido ante el Granada B -en el que su equipo ganaba 3-1 al descanso y acabó firmando tablas- en Europa Sur se han contado "verdades a medias" que se niega a desvelar y se queja de que se haya abierto la puerta a la opinión de los aficionados que criticaron su gestión de la plantilla, amén de tratar de decidir qué tipo de trayectorias deben ser comparadas. No está mal. Once meses han sido necesarios para tener conocimiento de que Cobos lee este periódico, porque ni cuando hace un mes se le otorgó el mérito del triunfo sobre el Mérida ("Victoria by Julio Cobos") ni cuando la temporada pasada se reclamó su renovación desde este medio, que en su opinión cuenta medias verdades ("Los números avalan a Cobos") jamás hizo una referencia ni pública ni privada a esos artículos. Posiblemente sea el reflejo de que asume mucho mejor los elogios que las críticas. Aquí le vamos a dejar expresarse con plena libertad. A él, a quienes le defienden y quienes no comulgan con sus ideas. Se llama pluralidad.

-¿Es ésta la semana puede que no más difícil pero si con más sonido de fondo desde que Julio Cobos llegó a la Balona?

Me duelen las cosas, sobre todo cuando se dicen verdades a medias, pero no entro en polémicas"No me ha llegado nada, pero sé cómo es el fútbol y si los resultados son malos, al final me van a echar"

-Es posible. Después de llegar yo a la Balona la temporada pasada estuvimos peor clasificados pero no hubo ruido. Entiendo que la gente quiera más, pero creo que estamos bien clasificados, acorde a nuestro presupuesto. Estamos undécimos, relativamente cerca de arriba y en ese sentido yo estoy contento. Evidentemente quiero más, pero es algo que se escapa de mis manos.

-¿Le molestaron los silbidos del domingo?

-No [categórico]. El público es soberano y puede expresar lo que siente al final del partido. Yo soy muy respetuoso con la afición.

-Después de un encuentro tan peculiar como el de la última jornada, que provoca quejas en la grada, ¿el entrenador analiza esas críticas?

-Es evidente que en el fútbol uno siempre se puede equivocar, como el Liverpool se equivocó el miércoles en el partido ante el Sevilla. Nos equivocamos todos. Teníamos un partido creo que bien controlado y en dos acciones nos empataron. Nos enfrentamos a un buen equipo y pueden pasar este tipo de cosas. Unas veces pasan a favor y otras, en contra. Todo el que tiene que tomar decisiones puede confundirse.

-Y después de analizar el partido, como seguro ha hecho, ¿ha pensado quizás debí hacer esto que no hice?

-Es que a toro pasado yo soy muy listo, a toro pasado podría haber hecho más cosas. Pero si hubiese hecho alguna de esas y al final se hubiese dado el mismo resultado, sé lo que me hubiese pasado también. Nosotros hicimos una apuesta muy clara desde el principio, arriesgamos mucho y estábamos condicionados. ¿Lo que usted me está preguntando es si podía haber metido un central más? Pues sí. Pero es que si lo hago y me empatan me estarían diciendo que había enviado señales al equipo contrario de que me iba a meter atrás. El tercer gol nos lo meten haciendo una presión alta, en campo contrario. Ahora mismo le diría a los jugadores ¿para qué presionamos arriba?, ¿por qué no nos juntamos? Pero en el fútbol no se puede dar marcha atrás y hay que asumir las cosas que uno hace. Está claro que yo soy la cabeza visible sea cual sea el resultado.

-Le noto tenso, dolido...

-Vamos a ver... a mí me duelen cosas. Sobre todo cuando se dicen verdades a medias. No es que se mienta, pero no se dicen todas las cosas.

-¿Y cuál es esa verdad que no se ha contado?

-No tengo interés en decirla.

-Dígala, para que todos la sepamos.

-No entro en polémicas. Estamos el once, que nos gustaría estar mejor, claro, pero estamos relativamente cerca de arriba también. Hay que tener los pies en el suelo, tenemos un presupuesto, tenemos una masa social y creo que el equipo está acorde de lo que es la Balona. A mí me gustaría que en vez de tener mil socios hubiese ocho mil y desde el comienzo de temporada pudiésemos decir nosotros tenemos la obligación de estar entre los cuatro primeros, pero desgraciadamente no es así. ¿Que el fútbol es maravilloso y podemos estar arriba al final? Sí. ¿Que ésa es nuestra obligación? No.

-Una cosa está clara. Ése fue el discurso incluso cuando la Balona estaba líder, que resultaba hasta cansino oír hablar de los 45 puntos de marras.

-Vosotros me habéis preguntado ¿qué tal se vive arriba? Y os decía si fuese la jornada 38 encantado, pero como no lo es... hay que seguir peleando. Ni saco pecho cuando estamos arriba ni ahora que estamos en mitad de la tabla tampoco me voy a venir abajo. Hay que seguir trabajando, esto es muy largo. Las valoraciones hay que hacerlas a final de temporada.

-Además de las bajas, que le guste o no hablar de ello al entrenador son importantes, ¿qué otras causas hay para que la Balona no haya ganado en los cuatro últimos partidos?

-Yo no creo en la suerte, la suerte hay que trabajarla. En ese sentido creo que el equipo ha trabajado mucho, ha habido partidos en los que no hemos estado bien, como ante el San Fernando, y merecimos perder, pero creo que el fútbol nos debe en otros partidos. Posiblemente casi todos los entrenadores tengan la misma sensación, pero siendo honestos creo que ha habido encuentros, contra Écija, Villanovense, Córdoba B, Marbella... que hemos merecido más puntos de los que hemos sumado. Pero es lo que hay, de nada vale lamentarse. Si seguimos trabajando así, creo que los resultados van a ser más positivos y que además sucederá pronto.

-¿Se impermeabiliza de lo que sucede fuera?

-Trato de hacerlo. Es que las cosas que no puedo dominar trato de que no me afecten. Yo trato de estar más o menos equilibrado siempre y la prueba es que no saco pecho cuando estaba arriba ni si pintan mal me voy a derrotar. Respeto las opiniones, las comparta o no, y trato de trabajar. No creo que haya otro sistema.

-Partiendo de la base de que entiendo que no es así, hay un runrún de que Julio Cobos se la juega en los dos próximos partidos por aquello de que son rivales de la parte baja...

-... Eso habrá que preguntárselo a otra persona.

-¿Pero le afecta, le influye de alguna manera?

-A mí no me ha llegado nada, pero yo sé cómo es el fútbol. Si los resultados son malos al final te van a echar. Eso está más claro que el agua. Cuando te dedicas a esto tienes que saber a lo que te dedicas. Para estar tranquilo me voy a mi casa, en el sofá.

-¿Y comprende que haya gente molesta porque la Balona haya sumado once puntos de los últimos treinta y tres?

-¿Cuántos socios tiene la Balona?

-Alrededor de mil, creo.

-¿Dónde está la Balona? La undécima. Por presupuesto ¿estamos más o menos donde nos merecemos? Después cada uno puede hacer o pensar lo que quiera. Por supuesto que soy ambicioso y quiero más, pero también soy realista.

-Deduzco de sus palabras que entiende que los demás no lo estamos siendo.

-No sé. Ni idea. Vosotros veréis. Yo cogí el equipo en la jornada 17 con 20 puntos (lo repite hasta tres veces), no lo cogí en la jornada 15. Sumamos 32 puntos. Hay cosas que se pueden decir de muchas maneras, según se interprete, a cuántos puntos estás de los de arriba, a cuántos de los de abajo [se refiere, sin nombrarlo, a un artículo publicado por este periódico el pasado martes en el que se comparaban las 15 primeras jornadas de ésta temporada y de la precedente]. Es que las temporadas son diferentes. Este año es lo que hay y si tienes 21 puntos estás el once. Porque hay mucha igualdad, porque del catorce al tercero hay solo tres puntos de diferencia. ¿Cómo estará el Melilla... que tienen presupuestos mucho más elevados? Yo creo que cuando se comparan las quince primeras jornadas lo que en realidad se hace es comparar entrenadores, la comparación correcta es valorarme desde que yo llego. No estoy en las jornadas 16 y 17. Lo justo es comparar lo que yo hago, no lo que hacen los demás.

-Bueno míster, cada uno comparamos lo que creemos oportuno. Las quince primeras jornadas con las quince primeras jornadas. Igual es algo inédito en periodismo, pero no lo creo. También hay que entender que esto es la Balona y que para lo bueno y para lo malo tanto el club como su entorno tiene una forma de vivir las cosas. A veces extrema, pero ése es su ADN.

-Vale, bien. Yo lo respeto. Pero usted me pregunta y yo respondo con datos objetivos. Pero si queremos pinchar, podemos pinchar.

-Entiendo que usted cree que mi intención era pinchar.

-No encuentro otra razón. Se hace hace eco de lo que dice cierta parte de la afición, cuando es verdad que hay gente que pita, pero hay gente que aplaude. No todo el mundo pita.

-Pero la sensación externa difiere mucho de la que había hace un mes.

-Claro. Es que hace un mes estábamos arriba. Eso es evidente. Pero estamos en la pelea. El fútbol es la pelea.

-Pues que sepa que se equivoca de lado a lado al pensar que la intención era pincharle, pero está usted en su derecho de creer lo que quiera. Sólo quedó reflejada la opinión de aficionados, que tienen su derecho a expresarse, y una comparación con los puntos del curso pasado, para advertir de que la situación se complicaba.

-Yo creo que sí fue ésa la intención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios