Copa davis

Los cuatro califas

  • Rafa Nadal, David Ferrer, Fernando Verdasco y Feliciano López formarán la selección que se enfrentará a Francia en Córdoba. El número dos mundial regresa después de su paréntesis en la eliminatoria de cuartos en Austin, ante Estados Unidos.

Comentarios 3

Cuando Albert Costa, capitán español, pronunció sus nombres ayer en la Diputación de Castellón nadie se echó las manos a la cabeza. Fue una convocatoria sin sorpresas para tratar de que no las haya después sobre el albero cordobés, cuando  la Armada tenga que batirse con Francia en busca de un sitio en la final de la Copa Davis. El actual número dos mundial Rafa Nadal, que regresa después de su paréntesis en la eliminatoria de cuartos en Austin, ante Estados Unidos, será el estandarte de una formación que se completa con  David Ferrer (5), Fernando Verdasco (19) y Feliciano López (26).  Después del notable desempeño de Ferrer y Feli ante los norteamericanos (3-1), llegando incluso a acariciar la sorpresa  en el enfrentamiento ante los gemelos Bob y Mike Bryan con un gran encuentro de Verdasco y Marcel Granollers, Nadal retorna a la roja con una vieja deuda pendiente. La afrenta de la última edición en suelo francés, sin el manacorí presente, está en el recuerdo de todos. Con el número 2 mundial como abanderado, España espera devolver la bofetada a los galos y sellar su clasificación para el último escalón de la Copa Davis. Nadal ocupará el centro de los focos en un equipo idéntico al que ya superó este año a Bélgica por 0-5 en la primera ronda disputada en Charleroi. También es el mismo cuarteto que ya alcanzó la gloria en la Copa Davis. En 2009, en Barcelona, doblegaron a la República Checa. Radek Stepanek, Tomas Berdych, Jan Hajek, Lukas Dlouhy padecieron la contundencia de una escuadra insaciable en las pistas del Palau Sant Jordi.

"Será una final anticipada", admitió Costa a propósito de la confrontación ante los galos del 16 al 18 de este mes, cuyo vencedor peleará por la Ensaladera contra el superviviente de otro cruce electrizante: Serbia-Argentina.

¿Favoritos? Actuar en cancha propia y en una ciudad que aguarda la cita con una expectación jamás vivida supone, qué duda cabe, un incentivo anímico brutal para los jugadores. El Coso de los Califas será un hervidero.

El presidente de la Federación Española, el sevillano José Luis Escañuela, reiteró ayer en la Diputación de Castellón su satisfacción por la respuesta masiva del público cordobés, que agotó en minutos todas las localidades disponibles. El resto de los tiques voló con rapidez. El recinto taurino estará a reventar.

Dejando los aspectos emocionales al margen, la estadística ofrece datos para la esperanza, aunque también para la inquietud. En la última edición de la Copa Davis, España padeció una de sus derrotas más lacerantes en Clermont-Ferrand. Aquel 5-0 destrozó las aspiraciones de España de encadenar su tercer título consecutivo en esta competición. Hubiera sido rizar el rizo del éxito, puesto que haber engarzado esa conquista en 2008 y 2009 también suponía un récord. España se convirtió en el primer país en ganar dos ediciones consecutivas de la Copa Davis, después de que Suecia lo hiciera en 1997 y 1998.

Repetir aquella edición de Barcelona sería un sueño. También se disputa la eliminatoria en España y la composición de la selección es la misma. Aquellos campeones pretenden ganarse su opción a repetir presencia en lo más alto del podio. El escollo francés no es un trámite. Subestimar el poder del grupo que capitanea Guy Forget sería una temeridad. España, en busca de su tercera final en cuatro años, no exhibe un ansia de revancha pero tampoco la esconde.

"El año pasado perdimos allí y esperamos vengarnos", declaró ayer el capitán español, quien no parece dispuesto a que ese afán por restañar el orgullo herido ciegue a los suyos.  "Aunque jugamos en casa y en tierra batida será una eliminatoria muy difícil y complicada. Creo que quizás somos favoritos, pero eso hay que demostrarlo en la pista ya que los jugadores franceses están en un nivel muy alto y en el mejor momento de sus carreras. Respetamos al contrario, pero nunca le tenemos miedo", matizó.

Un vistazo al historia de cruces entre España y Francia en la Davis  deja una sensación positiva. Ambos se han enfrentado hasta la fecha en siete ocasiones, con un balance favorable para el equipo español de cinco victorias por dos derrotas. La última, especialmente dolorosa.

La selección española tiene prevista su llegada a Córdoba el próximo sábado por la noche, para iniciar el domingo los entrenamientos en la Plaza de Toros, aunque tanto Rafa Nadal como David Ferrer aún están en el cuadro del US Open. La suspensión ayer de la jornada por la lluvia atrasará la llegada. Que haya uno que llegue muy tarde sería una buena señal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios