60.000 almas piden a Lopera un Betis libre

  • La afición verdiblanca inunda el centro de Sevilla en una espectacular manifestación pacífica pidiendo la marcha del máximo accionista.

Comentarios 6

El beticismo dictó sentencia con una histórica manifestación que congregó en el centro de Sevilla a más de 60.000 personas, según fuentes municipales citadas por la organización, que inundaron la zona histórica hasta desembocar en la Plaza Nueva, lugar de celebración de los logros del equipo. Contra Lopera y por el Betis, el beticismo gritó libertad con absoluta nitidez.

Desde media tarde se empezaba a notar un notable movimiento de camisetas verdiblancas y a partir de las 20:00 horas la Plaza de la Virgen de los Reyes, punto de inicio de la concentración, se llenaba de béticos hartos de estar hartos y deseosos de recuperar lo que nunca quisieron perder.

La concentración desbordó las previsiones más optimistas y la organización se vio por momentos desbordada y con serias dificultades para mantener la marcha de la pancarta de cabecera, que se convirtió en pancarta de cola por la impresionante marea verdiblanca que, permítase el símil loperiano, acolapsó la Avenida.

Las cifras se iban multiplicando para una manifestación a la que no se veía el final. Plaza Nueva llena, Avenida llena y allá a lo lejos se atisba, pasando Correos, que no caben más béticos en el centro, béticos clamando contra Lopera y por la libertad del Betis. El alzamiento civil más absoluto desde el 11-M y desde el vil asesinato del concejal Jiménez Becerril y su esposa, únicos episodios comparables en congregación de ciudadanos por las calles de Sevilla que se recuerdan.

Los gritos, mitad contra Lopera, mitad vitoreando al Betis y alguno aislado contra la plantilla, reverberaban como una caja de resonancia. Gritaban todos, los niños, los mayores, hombres, mujeres, parados, celebridades, ex futbolistas, béticos insignes, béticos de base. Cabía todo el mundo y todo el mundo bético se congregó como una única voz, una voz de 60.000 gargantas reunidas de forma pacífica para defender lo que entienden como suyo.

Kiko Veneno, trovador bético donde los haya, grababa ensimismado con su móvil la cabecera de la manifestación. Es sólo un ejemplo de cómo los béticos quisieron participar de un día para recordar, y para guardar en las retinas y los archivos digitales. Una tarde que será largamente recordada y que haría derretirse al más frío de los fríos. Puede que incluso a Lopera. Ahora no podrá decir que los béticos no se lo piden.

Entre los manifestantes se encontraban aficionados y ex deportistas béticos como Hipólito Rincón -único pichichi del Betis en su historia y que se colocó donde más se le veía a pesar de anunciar que no acudiría-, Rafael Gordillo, Julio Cardeñosa, Joaquín Parra, Antolín Ortega, etc., el cantante José Manuel Soto, Antonio Ojeda, ex presidente del Parlamento Andaluz, entre otros ex futbolistas, artistas o políticos. Incluso algunas camisetas del Sevilla se vieron en esta manifestación, ya que familias con béticos y sevillistas se han unido a esta iniciativa.

Unas 110 peñas han confirmado su participación oficialmente en esta manifestación del 15J con el lema "Yo VOY, BETIS", y casi un centenar más lo han hecho de forma oficiosa, y para el desplazamiento de diversas localidades de Sevilla y otras provincias se han utilizado un centenar de autobuses. La manifestación comenzó en la Plaza del Triunfo -aledaña a la Catedral- con una pancarta con el letrero "YO VOY BETIS, por tu dignidad y tu futuro", y le acompañaban otras como "Lopera, vete ya", "resurgiremos de las cenizas", "no nos hagas sufrir más", etc. La manifestación terminó en la Plaza Nueva, tradicional punto de encuentro de los béticos para celebrar sus triunfos y que en esta ocasión acogió la lectura del manifiesto del colectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios