Deportes

Zidane tiene mucho trabajo...

Jürgen Klopp saluda a los aficionados del Liverpool en el Estadio Olímpico de Roma después de la clasificación para la final de la Liga de Campeones. Jürgen Klopp saluda a los aficionados del Liverpool en el Estadio Olímpico de Roma después de la clasificación para la final de la Liga de Campeones.

Jürgen Klopp saluda a los aficionados del Liverpool en el Estadio Olímpico de Roma después de la clasificación para la final de la Liga de Campeones. / ettore ferrari / efe

Hasta la final de Kiev, el Real Madrid tiene por delante tres semanas para intentar recuperar las señas propias de un campeón de Europa, estímulos que no ofreció durante las últimas eliminatorias de la Liga de Campeones y que le urge volver a adquirir.

El equipo blanco parte como favorito en las casas de apuestas para el choque del 26 de mayo ante el Liverpool. Principalmente por tres cuestiones: es el campeón de las dos últimas ediciones, tiene mejor plantel y sabe jugar como nadie este tipo de encuentros. Así lo dicen los libros, pues ganó 12 de las 15 finales continentales disputadas en toda su historia, si bien una de las tres derrotas fue precisamente ante el Liverpool en 1981.

Pero todos estos argumentos chocan con otro aspecto igualmente tangible, el que se refiere al juego exhibido por el equipo de Zidane durante buena parte de la temporada y a los enfrentamientos en las dos últimas eliminatorias ante Juventus y Bayern Múnich. En ambas se movió en el filo.

"Hay que estar contentos porque no es normal estar tres veces consecutivas en la final, pero ahora que estamos lo que hay que hacer es intentar ganarla. Vamos a pelearla y defender nuestro título como sea. Tenemos mucho tiempo para preparar la final", manifestó Zidane.

Lo primero que hay que comprobar es cómo mantendrá el preparador francés la naturaleza competitiva de sus jugadores teniendo en cuenta que en los cuatro partidos que le restan por disputar en la Liga no se juega nada. Ni siquiera el domingo ante el Barcelona en un clásico "descafeinado", con el honor como valor más preciado.

La pasada temporada llegó a la parte final jugándose el título nacional y eso mejoró su forma, como se comprobó en el incontestable triunfo por 4-1 ante la Juventus en Cardiff.

Es seguro que estas tres semanas le ayudarán a recuperar futbolistas con problemas físicos, como son los casos de Carvajal, Varane o Isco, y dar descanso a jugadores muy castigados por la fatiga, como Kroos, Modric y otros.

Pero lo que más le urge al Real Madrid es recuperar el juego. Por ejemplo, la fiabilidad defensiva, que no mostró ante Juventus o Bayern, o especialmente su relación con la pelota. El Liverpool se presenta como un rival incómodo para los blancos, un equipo que tiene como seña de identidad la presión y la salida rápida. Todos los equipos que presionaron la salida del balón del Real Madrid lograron poner en serios apuros a los blancos, que casi siempre se vieron obligados a sacar la pelota en largo, saltándose el centro del campo, lo que le impidió gobernar muchos encuentros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios