Último asalto en el destierro

  • El segundo La Balona recibe al Cartaya en el campo Muñoz Pérez de Estepona y cumple su castigo Ocasión Los albinegros, con cinco bajas pero con Guerra, Miguélez y Copi, optan a la zona de 'liguilla'

La Balompédica pone fin hoy a su ciclo de dos encuentros en el destierro, ya que recibe en el Francisco Muñoz Pérez de Estepona al Cartaya. El hecho de que el encuentro se juegue en horario de tarde y lo particular de las fechas, que siempre requieren atención para otras tareas, va a reducir el ambiente con respecto al que los balonos encontraron cuando jugaron con el Córdoba B, lo que no quiere decir que vayan a ser pocos los que acompañen a los discípulos de Carlos Ríos.

Los balonos vuelen a tener a tiro de piedra la zona de liguilla merced al empate cosechado ayer entre Sanluqueño y Unión. Si el Pozoblanco no gana hoy el derbi ante el Villanueva, la Balona asaltaría la cuarta plaza si logra los tres puntos.

En un choque en el que las previsiones señalan al equipo de La Línea como claro favorito tanto por la diferencia clasificatoria como por la debilidad demostrada por su enemigo fuera de casa, las bajas vuelven a constituirse en el principal enemigo de los locales.

De hecho faltan a la cita Espínola y Joseph por sanción, así como Javi Cuevas, Óscar y Coco, todos ellos lesionados. Este capítulo de ausencias ha obligado al preparador a incluir en la relación de dieciséis convocados a dos de los sub'23 que entrenan con la primera plantilla pero que permanecen inéditos, Paquito y Steven. Y menos mal que pueden regresar a la lista Carlos Guerra, Miguélez y Copi, que han rentabilizado el parón liguero para reponerse de sus lesiones y aliviar las dificultades del cuadro técnico para confeccionar un once de garantías.

El entrenador, que durante la semana confesó que barajaba la posibilidad de conformar una retaguardia con sólo tres hombres, va a formar de salida con el clásico 1-4-4-2-. Parece claro que las ausencias en los costados de la zaga van a ser para dos jugadores de la casa, el versátil Ismael Chico y Carlos Guerra. A partir de ahí la posición que Ríos determine para Miguélez -ya sea la de medio centro o de media punta- va a condicionar la confección del resto.

"No cabe la menor duda de que se tratan de futbolistas que casi todos veían jugando con regularidad", señala Carlos Ríos sobre las bajas. "Pero por eso disfrutamos de una plantilla amplia. No soy partidario de acordarme de los que no van a estar, sino de los que sí que pueden jugar, de los que estoy convencido de que no sólo van a hacer olvidar a sus compañeros, sino que van a mejorar el nivel que estos venían ofreciendo".

Con respecto al rival, Ríos reconoce que fuera de casa "no ha sacado buenos resultados", pero: "En este grupo los partidos son muy igualados y si queremos estar arriba, sólo nos vale ganar este tipo de compromisos, así que no hay lugar para la confianza".

"Estamos obligados a ser mejores que el contrario, porque ante los equipos de abajo y menos aún jugando en nuestra casa no podemos volver a perder puntos".

El sanluqueño está convencido "conociendo como es el público de La Línea" que la afición volverá a mostrar su respaldo: "Queremos corresponder al cariño que nos están dando con dos victorias en los dos partidos que faltan antes de que termine el año".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios