golf PGA Championship

Rahm pasa el corte por la resistencia

Jon Rahm. Jon Rahm.

Jon Rahm. / ERIK S. LESSER / efe

El US Open siempre es un martirio para los golfistas por su extrema dureza, salvo en la última edición. Quizás por eso el último major del año, la PGA Championship, se ha convertido en una sangría para los profesionales en el durísimo Quail Hollow, donde Jon Rahm competirá el fin de semana tras una segunda jornada de supervivencia.

El vasco, que partía con uno bajo par después de una notable primera jornada, no pilló una sola calle en los nueve hoyos iniciales de su segunda vuelta, que cerró con tres sobre par tras arrancar con un birdie y anotarse cuatro bogeys; los segundos nueve los sacó con paciencia y un error más para un parcial de +4 y un total de +3, retrociendo muchos puestos en la general pero superando el corte, que al cierre de esta edición estaba en cuatro sobre par, aunque podía caer aún más.

No seguirá en liza, salvo si media una hecatombe en el segundo turno, Rafa Cabrera Bello. El grancanario llevaba la vuelta controlada al par tras nueve hoyos, pero cuatro fallos en los segundos lo llevaron a un total de +7 con el +3 de la víspera. Sergio García se había anotado dos más en el día para +6 con 12 hoyos por jugar mientras Pablo Larrazábal sumaba en la ronda cuatro sobre par y +10 en total con nueve hoyos por delante. El líder incontestable era en ese momento el estadounidense Kevin Kisner, con un estratosférico -8 tras sus dos primeras vueltas. Su compatriota Rickie Fowler, con -3, encara el fin de semana muy bien colocado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios