"Quería volver a casa y jugar en mi equipo"

  • Juan Carlos Navarro afirma en su presentación que su regreso al Barça no obedece a un tema económico

El escolta Juan Carlos Navarro quiso aclarar ayer, durante su presentación como nuevo jugador azulgrana, que no regresa al Barça por dinero, "sino porque quería volver a casa", y jugar en su "club de siempre".

Tras una temporada en el Memphis Grizzlies cobrando el salario mínimo (500.000 dólares), Navarro tenía pensado esperarse a los movimientos que proceden al draft de la NBA para decidir si su futuro seguía en la Liga estadounidense o estaba de nuevo en Europa.

Sin embargo, la oferta del Barcelona, que le convierte en el jugador mejor pagado de la historia del club las cinco próximas temporadas y el hecho de que el jugador todavía adeudaba al club catalán buena parte de los 1,3 millones con los que debía indemnizarle por su marcha a la NBA han precipitado su decisión.

La Bomba insistió, no obstante, que su regreso a la disciplina azulgrana "no ha sido por un tema económico" sino una cuestión puramente sentimental. "Al acabar la temporada, cuando viene de nuevo aquí, sentía impotencia cuando veía los partidos de play-off en el Palau y no podía ayudar al equipo. Ha sido una decisión que me ha salido de dentro".

El escolta del Barcelona calificó de "positiva" su corta experiencia en la NBA, en la que ha promediado 10,9 puntos y 2,2 asistencias en 25,8 minutos de juego en una sola temporada, además de haber participado en el All-Stars de los novatos y de haberse quedado muy cerca del récord de triples de un debutante en la Liga profesional estadounidense.

Dijo que en Memphis aprendió "a jugar un papel secundario", pero que necesitaba "más presión" y que en el Palau volverá a ser "un referente", que es lo que necesita para rendir a su mejor nivel.

"Asumiré toda la responsabilidad que tenga de mi parte para ganar los máximos títulos posibles en estos cinco años que estaré aquí", aseguró Navarro, que aspira a retirarse como azulgrana, quien sabe si a los 33 años, cuando expire el contrato que acaba de firmar.

El presidente del Barcelona, Joan Laporta, subrayó que "hoy es un gran día, porque vuelve a casa un hijo del Barça" y negó que la vuelta de Navarro tenga fines electoralista con vistas a la moción de censura del próximo 6 de julio.

"La entidad está bajo control y bien gobernada en el aspecto económico y social. Todo lo que son altas y bajas llevan su ritmo habitual, de hecho, el que permiten las negociaciones, y no se están buscan golpes de efecto sino el equilibrio del equipo", explicó.

El secretario técnico de la sección, Joan Creus, se mostró encantado con la vuelta de La Bomba, porque ya tiene la estrella de su nuevo proyecto, "un jugador determinante, creativo, imprevisible, difícil de defender, un jugador que engancha con el aficionado y que ha marcado un época desde que ingresó en el club".

Creus también destacó lo fácil que fue llegar a un acuerdo con Navarro, "al que desde el primer momento se le notaban las ganas de volver", y negó que las cifras que refleja el contrato del escolta catalán sean prácticamente inasumible para la sección, "sino que están dentro del presupuesto y son satisfactorias para ambas partes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios