real balompédica linense

Olmo, premio a la paciencia

  • El zaguero admite que ha sido "muy duro" verse fuera de las convocatorias y que le "costó asimilar" la decisión de Cobos, a la que replicó con trabajo.

Olmo, agachado, sale al paso de Quiles en presencia de Sergio Rodríguez y Urko Arroyo, el domingo durante el Balona-UCAM. Olmo, agachado, sale al paso de Quiles en presencia de Sergio Rodríguez y Urko Arroyo, el domingo durante el Balona-UCAM.

Olmo, agachado, sale al paso de Quiles en presencia de Sergio Rodríguez y Urko Arroyo, el domingo durante el Balona-UCAM. / erasmo fenoy

Comentarios 1

Olmo González Casado regresó el pasado domingo a la titularidad. Desde la primera jornada no había vuelto a estar entre los once elegidos de la Balompédica para afrontar un encuentro. La incompatibilidad entre su horario laboral y los entrenamientos había llevado al entrenador, Julio Cobos, a prescindir de sus servicios. Una decisión que varía cuando el zaguero vuelve a ejercitarse con normalidad con el resto de sus compañeros. Entre Olmo y Joe se bastaron para frenar el potentísimo caudal ofensivo del UCAM. El defensa apela al trabajo para seguir en el once inicial.

"La verdad es que estoy muy contento porque llevaba desde la pretemporada trabajando mucho y ésta ha sido la recompensa", decía ayer, al término de la primera sesión de entrenamiento de la semana.

La realidad del equipo es que estamos arriba, ya se verá hasta dónde podemos llegar"

"Estos casi dos meses han sido muy complicados", reconoce Olmo. "El final de la temporada pasada me lo perdí por una lesión y estuve todo el verano trabajando a tope y jugué todos los partidos de pretemporada y después del primer partido ni siquiera entraba en las convocatorias... ha sido muy duro".

"Para mí ha resultado difícil de asimilar, pero he tenido que mentalizarme de que era lo que tocaba en ese momento, seguir trabajando", abunda. "Al final ha llegado el premio".

Olmo no se muestra especialmente crítico con la decisión del míster de apartarle de la titularidad mientras no se entrenase como el resto de sus compañeros. "Es cierto modo lo entendía, aunque me costó asimilarlo, porque llevo ocho años en la plantilla y siempre lo había podido compaginar con mi trabajo y encima es que físicamente me encontraba bien".

"Son decisiones que él ha tomado y como ha estado haciendo muchos cambios en el once titular en estas jornadas, incluso después de victorias, no quedaba otra que asumir lo que estaba pasando y trabajar", reflexiona.

Olmo no quiere ni oír hablar de su permanencia en la alineación. "Ahora lo que hay que hacer es seguir trabajando todos los días y apretar como el que más, porque a la vista está que nadie tiene el puesto asegurado, aunque claro, si el míster vuelve a contar conmigo esta semana eso significará que he hecho las cosas bien".

"El domingo nos llevamos la satisfacción de que logramos no encajar ningún gol ante un rival como el UCAM, que tiene mucha pegada, y es evidente que eso supone una ventaja para los que formábamos parte de la defensa, pero tampoco es tan significativo porque el míster ha hecho cambios incluso después de ganar y de dejar la portería a cero", desliza.

Preguntado por si la cuarta plaza actual es el reflejo de la realidad del equipo, Olmo responde: "Ésta es la realidad del trabajo que realiza el equipo semana a semana y estamos ahí. La temporada es larga y hay equipos muy fuertes, así que ya se verá hasta dónde podemos llegar, pero es cierto que estamos trabajando mucho, que estamos dando la cara, que apenas tenemos altibajos y ya sabemos que la Liga premia la regularidad y ya se está viendo que la Balona está al mismo nivel que los equipos de cabeza".

"Conseguirlo es cuestión nuestra, de que nos mentalicemos de que podemos seguir a ese nivel", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios