Nervión acogerá la rebelión contra el reparto televisivo

  • Del Nido convoca una reunión en Sevilla a espaldas de la LFP y no invita a Madrid ni Barça.

Comentarios 87

José María del Nido ha logrado encender la llama y puede que el incendio cobre dimensiones mucho mayores de las previstas en un principio. El presidente del Sevilla inició el año pasado una guerra contra la LFP y el acuerdo de la mayoría de clubes para delegar en Real Madrid y Barcelona la negociación con las plataformas televisivas bajo un desigual reparto de los derechos. En principio perdió la batalla, pero su beligerante discurso ha ido cobrando adeptos, hasta el punto de que la mayoría de clubes de Primera División, excepto los dos grandes, se reunirán este jueves a mediodía en el Ramón Sánchez-Pizjuán para tratar el asunto en profundidad.

La noticia fue adelantada por el periodista José Antonio Abellán a través de su Twitter. Hasta ayer por la tarde, 15 clubes incluidos el Atlético de Madrid y el Valencia habían confirmado su presencia en la reunión. Algunos como el Levante, cuyo presidente se posicionó el domingo a favor de las tesis de la LFP, es posible que no acudan, pese a que el presidente del Sevilla, a espaldas de los directivos de este organismo, José Luis Astiazarán y Javier Tebas, invitó a los 18 presidentes y directores generales de los clubes pertenecientes a este organismo, excepto Madrid y Barcelona, claro. La idea es cambiar radicalmente el acuerdo de 2010.

Del Nido siempre ha liderado el grupo rebelde, el denominado G-6, compuesto por Sevilla, Athletic, Espanyol, Zaragoza, Real Sociedad y Villarreal. A ellos se unieron el Betis y el Málaga, desde la llegada a ambos clubes de sus nuevos consejos de administración. Y Rayo Vallecano y Granada se manifestaron últimamente como partidarios de escuchar las tesis del G-6, como oyentes. El propio dirigente ya comentó días atrás que casi la mitad de la Liga ya se había posicionado junto a él en la trinchera frente a los dos poderosos y su desigual modelo de reparto, y la reunión del jueves es la mejor prueba de que su previsión de que ganará la guerra no es ninguna quimera.

Es posible que la reunión dé al traste con el acuerdo asambleario adoptado por la LFP en 2010 y que los clubes planteen un nuevo marco de negociación colectiva vigente desde esta misma temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios