Tenis

Nadal encabeza la 'rebelión de los ahogados'

  • El tenista español mostró su enfado, junto al resto de participantes del Abierto de EEUU, por obligarles a jugar con la pista mojada.

Comentarios 5

Lo que no pudo el huracán Irene lo está logrando el Ciclón de las BalearesRafael Nadal, estremeciendo con sus ráfagas de protesta al Abierto de tenis de Estados Unidos, que por segundo día consecutivo se vio obligado a cancelar el miércoles toda una jornada a causa de las lluvias.

Irene estuvo a punto de no permitir el arranque del último Gran Slam del año en la fecha prevista hace una semana, pero un persistente frente lluvioso que apareció de imprevisto la noche del lunes, y se mantiene clavado sobre Nueva York, amenaza ahora con alargar por cuarto año seguido el cierre del torneo.Por primera vez en la historia de los US Open, los aguaceros obligan a cancelar dos fechas consecutivas, martes y miércoles, y han desatado de nuevo la controversia de vieja data entre jugadores y organizadores.

Nadal, número dos del mundo y campeón defensor, encabezó este miércoles las críticas que los principales tenistas del mundo realizaron a los dirigentes del US Open por querer obligarlos jugar en canchas húmedas y resbaladizas, con riesgo de peligrosas lesiones. "No queremos ir a la cancha si está lloviendo. Si me tengo que ir a la cancha, me voy a la cancha, pero creo que no es justo", dijo Nadal en declaraciones a la prensa.

La batería de partidos de este miércoles, que comenzó con una hora y media de retraso, fue suspendida una primera vez, a sólo 15 minutos del arranque, luego de otro fuerte aguacero caído en Flushing Meadows. Poco después, Nadal, el escocés Andy Murray, cuarto del orbe, y el estadounidene Andy Roddick, campeón de 2003, unieron sus fuerzas para presentar una queja ante el árbitro del torneo, Brian Earley, después de haber sido forzados a jugar en canchas totalmente mojadas.

Más tarde, el tenista peninsular soltó su incomodidad delante de un grupo de periodistas que habían accesado al salón de descanso de los jugadores. "Sé que los Gran Slams son una parte muy importante del Tour de la ATP, pero si no quieren respetar el jugador algo tenemos que hacer para el futuro", manifestó."Según mi experiencia, la única forma de cambiar la situación no es sólo hablar. Creo hay que tomar posiciones drásticas, aunque a veces sea difícil", apuntó. "No quiero parecer un rebelde, sólo digo lo que pienso".

El partido del español contra el luxemburgués Gilles Muller, así como otros tres encuentros de cuarta ronda, estaba originalmente programado para el martes. Al momento en que su encuentro fue suspendido porque la lluvia arreció, Nadal estaba debajo 0-3 ante Muller en el estadio Arthur Ashe Stadium, la mayor instalación tenística al aire libre del mundo, con capacidad para 23.000 personas.

Murray, que también perdía 1-2 ante el joven local Donald Young en la cancha del Grandstand Stadium, insistió de su lado en lo peligroso que resulta jugar en esas condiciones. "Es peligroso. La pista está muy resbaladiza. Los jugadores quieren jugar más que nadie, pero no cuando es peligroso", dijo el escocés, número 4 de la ATP.

Roddick, que estaba delante 3-1 del quinto sembrado, el español David Ferrer, se unió también a las quejas. "Queríamos hacerles saber (a los organizadores) que no queremos que nos pongan en esa posición (de jugar obligatoriamente). Desde luego, entiendo que necesitan poner el tenis en la televisión, y entiendo la parte comercial de este asunto, pero los jugadores tienen que sentirse cómodos y seguros", subrayó Roddick.

Poco después se anunciaba que los encuentros de cuartos de final entre los serbios Novak Djokovic y janko Tipsarevc, y de Roger Federer ante el francés Jo-Wilfred Tsonga era pasados para el jueves, al igual que los cuatro topes de cuarta ronda. En la noche se intentó jugar los cuatro partidos de cuartos de final de mujeres, pero apenas terminaron sus calentamientos la estadounidense Serena Williams y la rusa Anastasia Pavlyuchenkova (N.16), volvió a aparecer la lluvia y forzó la cancelación definitiva de la jornada.

"Denitivamente, fue un día nublado. Conociendo mi suerte, me gustaría sacar mi cuello de aquí", dijo Williams en referencia de que se había salvado de jugar en una cancha inhospita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios