algeciras cf

Moussa, quédate

  • El algecirismo se rinde al malí y confía en que el club le renueve sí o sí

  • "Estoy muy a gusto aquí, pero ahora sólo pensamos en el playoff y en ascender", asegura

Moussa intenta arrebatar un balón a un jugador del Guadalcacín. Moussa intenta arrebatar un balón a un jugador del Guadalcacín.

Moussa intenta arrebatar un balón a un jugador del Guadalcacín. / Miguel Ángel González

Moussa Sidibé ha calado en el algecirismo. El futbolista malí ha conseguido en poco tiempo esa extraña conexión que muy de vez en cuando se da en el Nuevo Mirador entre aficionados y jugador. El extremo del Algeciras se llevó el pasado domingo en el triunfo ante el San Roque de Lepe la ovación más grande desde que viste de albirrojo. Su colosal partido, coronado con dos asistencias de superior categoría, terminaron por rendir a una hinchada que ya sueña con la renovación del extremo. El de Bamako se siente valorado y se deja querer, pero antepone "el playoff y el ascenso" a lo personal.

Moussa es el gran acierto del Algeciras en el mercado de invierno, el revulsivo del equipo de José Antonio Asián en la segunda vuelta del campeonato. Llegó para llenar el vacío dejado por Pablo Ganet con unas condiciones diferentes: velocidad, verticalidad, músculo... y esa chispita extra que los algeciristas adolecían por los costados. Después de quince partidos, 1.252 minutos, tres goles y un buen puñado de asistencias, el malí no sólo ha cumplido las expectativas sino que ha demostrado ser un futbolista con proyección y hambre por crecer.

Quiero agradecer al Nuevo Mirador porque me está dando una confianza brutal desde el primer momento"

"Quiero agradecer al Nuevo Mirador porque me está dando una confianza brutal", reconoce Moussa, que se deshace en piropos hacia una afición que "me ha tratado muy bien desde que llegué".

"Desde el primer día, el primer minuto que salí y cogí un balón y lo perdí, desde ese momento la gente empezó a animar y me aplaudió, y eso da una confianza tremenda a un futbolista", confiesa el extremo albirrojo. "Por eso trato de devolver ese cariño con trabajo y poner de mi parte para que entre todos podamos ascender, que es lo que queremos", añade.

Desde antes de desvincularse del Deportivo Guadalajara, donde vivió una historia para olvidar, Moussa ya tenía referencias del Algeciras. "Me habían dicho que el Mirador es muy exigente, ya sabía adonde venía, pero esa confianza que la afición me ha dado desde el primer instante me anima para coger el balón y hacer lo que sé hacer", explica.

El africano afincado en España desde niño entiende que las dimensiones del Nuevo Mirador sacan lo mejor de su juego: "Me gusta jugar aquí, moverme, no soy un jugador de estar estático, prefiero los desmarques. Puede que el planteamiento del míster también me esté beneficiando en estos momentos", analiza.

Moussa ve al equipo "muy enchufado" antes de la visita al líder, el domingo a las 12:00. "Salimos a jugar al fútbol y darlo todo y ahora tenemos una prueba difícil con el Cádiz B", señala.

El malí agradece los elogios recibidos y admite estar "muy a gusto" en el club, cuya afición ya pide la renovación del extremo. "Ahora mismo lo que tenemos en mente es el playoff y ascender, después no tengo problema en sentarme y hablar porque me encuentro bien aquí. Me siento muy a gusto. Yo lo que quiero es progresar, llegar lo más alto que pueda y el Algeciras es un club muy grande con un proyecto que llama la atención", sentencia Moussa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios