El Mirandés llega en estado de gracia al duelo copero

  • Los rojillos encadenan tres triunfos seguidos en liga, son líderes y no han encajado un sólo tanto

La Balona se encontrará mañana en la segunda ronda de la Copa del Rey, en un duelo que indudablemente impulsa hacia un bonito recuerdo, a un Mirandés en estado de gracia que lleva acumulados los mismos méritos que los linenses en este arranque de campeonato. Los del Anduva enlazan los tres encuentros disputados en liga con otras tantas victorias, a lo que se suma el triunfo ante el Amorebieta el pasado miércoles en la primera cita copera. Un balance idéntico al del equipo de Rafael Escobar. Aunque lo que no deja ser curioso es que los rojillos hayan firmado el mismo resultado en sus cuatro encuentros, cuatro victorias por la mínima con un sólo gol.

El Mirandés presenta un platel muy renovado respecto al que se enfrentó con la Balompédica en la 2007/08. Sólo dos jugadores quedan en la plantilla de los que cedieron el ascenso a favor de la Balona. El delantero Pablo Infante y el centrocampista, actual capitán del equipo y exalgecirista Iván Agustín. Ambos siguen siendo los dos referencias del conjunto que dirige Carlos Pouso, que repite al frente de la caseta por segundo año.

Muchas son las caras nuevas llegadas este verano a Anduva. El meta canario Nauzet, procedente del Halmstad de la Primera sueca, los defensas Aitor Blanco (Palencia) y Ernesto Amantegui (Oviedo), los mediocentros Ramón Borrell (Logroñés), Nacho Garro (Eibar), Sergio Abad (Levante B) y el último en llegar, José Ángel Jurado, procedente del filial del Real Betis. Estos hombres, junto al delantero Roberto Ubis llegado desde el Logroñés, forman las nuevas incorporaciones.

El guardameta sevillano Wilfred, en la órbita de la Balona este verano aunque finalmente se decantó por Pagola, que recaló en el Llagostera, el central Borda en el Recreativo de Huelva y Jonathan Ñíguez que se sumó al Guadalajara de la Liga Adelante, son las principales bajas de los de Miranda este curso.

El conjunto de Pouso se quedó la pasada campaña a las puertas del ascenso a la categoría de plata al caer en la última fase el Guadalajara. Finalizó segundo del grupo II y eliminó en primera ronda al Cádiz y en la segunda al Badalona, también primera víctima de la Balompédica en esta Copa del Rey, para luego caer en el último escalón, a causa de unos desafortunados últimos minutos ante los arriacenses y quedarse con la miel en los labios.

Los rojillos, con un equipo bastante veterano, se caracterizan esta por un planteamiento descarado y una clara apuesta por el fútbol vistoso y de ataque, condiciones que favorecen y mucho al juego de la Balompédica, aunque como único reproche, mencionar la falta de puntería en el ataque en este arranque. Zamora, Guijuelo, Amorebieta (Copa) y Segoviana se han visto superados por la calidad del Mirandés, aunque esa falta de acierto cara al gol les ha privado de resultados mas abultados y contundentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios