real balompédica linense

Mario Abenza: llegar y besar el Santo

  • El medio murciano, que saldó con sobresaliente su debut en la Balona, afirma que llega "para seguir creciendo" y se define como "un trabajador que trata de sacar el balón jugado"

Mario Abenza pelea el balón, el pasado viernes con un jugador del Betis. Mario Abenza pelea el balón, el pasado viernes con un jugador del Betis.

Mario Abenza pelea el balón, el pasado viernes con un jugador del Betis. / erasmo fenoy

Mario Abenza, es, al menos de momento, el último en incorporarse a la plantilla de la Real Balompédica. Y como reza el dicho, nada más llegar, ya besó el Santo. La aportación del centrocampista en el amistoso del pasado viernes fue uno de los muchos aspectos destacados del duelo en el que los albinegros se impusieron al Real Betis. Cedido por el Almería y con experiencia en Segunda división B a pesar de sus apenas 21 años el medio apunta maneras y eso que tiene claro que, ni mucho menos, su periodo de aprendizaje ha finalizado. "Vengo a crecer", repite una y otra vez cuando habla de su incorporación al equipo de La Línea.

Mario Abenza llega en calidad de cedido por un Almería que el pasado curso le entregó el brazalete de capitán de su filial y que en el presente curso entendía que el futbolista necesitaba dar el salto a la Segunda B para continuar con su progresión, después de haber pasado ya por clubes como el Coruxo o el Real Murcia. Apenas cuatro días después de hacerse público su fichaje el medio tuvo la oportunidad de debutar en el segundo periodo del encuentro ante el Betis y su desparpajo y capacidad de trabajo llamaron gratamente la atención de los aficionados balonos.

El jugador, que tanto dentro como fuera del terreno demuestra un aplomo impropio de su edad, asume una postura humilde ante los elogios y asegura: "Aún hay que mejorar bastante".

"Fue una sorpresa muy grata que ganásemos a un equipo como el Betis y aunque no deja de ser un amistoso tanto en lo que se refiere al equipo como a nivel individual me siento muy satisfecho de lo que hicimos, pero soy consciente de que aún queda mucha pretemporada, mucha Liga por delante y que vendrán momentos difíciles", admite.

"Pero esto no se puede quedar en un día, tengo muy claro que yo vengo a la Balona a seguir mejorando y a seguir creciendo, a darlo todo por el equipo para que logremos los objetivos más ambiciosos", recalca.

Mario Abenza conoció del interés de la Balona y que la entidad albinegra comunicó al Almería que le llamaba poderosamente la atención su "forma de jugar" así que no lo dudó. "Yo quiero crecer y la posibilidad de jugar en un equipo asentado en la Segunda B, que cuenta con gente experta, no la podía dejar escapar para seguir mejorando y aprendiendo".

"Lo que más me ha llamado la atención desde mi llegada es el compañerismo que hay dentro del vestuario y cómo tratan a los recién llegados y creo que eso se reflejó en el partido del viernes porque fuimos un equipo muy solidario", destaca el jugador, que tiene claro que la Balompédica 2017-18 será "sobre todo un equipo".

"Yo vengo a eso, a hacer equipo y a aprender", abunda. "Por eso mi papel tiene que ser el de alguien humilde, que trabaja, que atiende a lo que le dicen los jugadores con más experiencia y a estar a disposición de lo que me diga el entrenador para lo que necesite de mí".

"Soy un jugador trabajador, con visión de juego, me gusta sacar el balón jugado y en el vestuario trato de ser un buen compañero", se define.

Mario Abenza es consciente de que va a tener competencia en la pelea por una plaza, pero lejos de intimidarle, es un factor que le motiva. "Precisamente por eso tomé la decisión de venir, porque sé que me lo van a poner difícil para jugar, por eso hay que salir a morder cada día en los entrenamientos, para ganarse un puesto y no dejar pasar una sola oportunidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios