Fútbol l Liga de Campeones

El Madrid no hace la tarea

  • Al igual que les sucedió en el Ruiz de Lopera, los blancos marcan primero pero no machacan a un rival que se levanta y remonta con dos acciones esporádicas

Comentarios 2

El Real Madrid perdió ante el Roma (2-1) su condición de invicto en el Olímpico romano, donde hasta ahora nunca había perdido, desaprovechando como el pasado sábado ir pronto con ventaja en el marcador, el no saber machacar al rival, y ahora debe remontar en el Bernabéu.

El equipo de Bernd Schuster es verdad que no mereció la derrota, pues hizo y construyó más que un Roma que evidenció no estar en su mejor momento de forma, pero al que bastó tender sus trampas para hacer suya esta ida. Le bastó con ello al conjunto de Luciano Spalletti para hacerse con un partido que se le puso cuesta arriba.

Y eso que el conjunto madrileño supo golpear pronto y en el momento oportuno, cuando acosaba un Roma que había salido más agresivo de lo últimamente habitual y que hizo pasar unos primeros minutos de relativo sufrimiento a la contención madridista.

Pero para fortuna del Real Madrid, pronto apareció el holandés Robben, que estuvo muy inspirado y con ganas, y él sólo se encargó de amargar la noche a la defensa romanista. De una internada suya por banda izquierda nació el 0-1, al dar un hábil pase al centro sobre Guti, cuyo disparo en semifallo lo arregló Raúl, muy listo ante Mexes, para enviar al fondo de las redes (0-1).

En otra excelente internada de Robben, esta vez por la derecha, pudo machacar Raúl con el 0-2, pero el capitán madridista esta vez de cabeza no estuvo atinado y envió fuera su remate (21'). Tres minutos antes, Van Nistelrroy había reclamado sin éxito una caída suya en área local y, antes aún, un gol anulado por fuera de juego.

Pero, justo en el mejor momento madridista, el Roma logró la igualada. Mancini envió un centro pasado, que Gago despejó mal, ante una posible falta de Totti, y el balón llego a Pizarro que, dentro del área, golpeó duro y estableció, tras tocar en Gago, el 1-1 (24').

En la segunda mitad Totti pasó a Mancini, que se coló ante Cannavaro, eludió la salida de Casillas y puso el 2-1.

En una internada de Drenthe, en el primer balón que jugaba tras salir del banco, mandó el balón sobre Van Nistelrooy que envió al palo derecho (80'). Apenas dos minutos después, fue Baptista quien tuvo la igualada, tras un balón que le dejó muerto con el peco Raúl, pero el brasileño disparo alto. El de Raúl puede valer su peso en oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios