La Liga que nos tapó la boca

  • El español es, junto con la Premier, el más vibrante de los grandes torneos en la pelea por el título Desde el Sevilla en 2007, nadie se metía en el coto de Barça y Madrid como el Atlético

Nos han engañado a todos. O nos han tapado la boca para gozo de Javier Tebas, aunque puede que él ideara otro final bien distinto. La verdad es que todo ha sido gracias al Atlético de Simeone, verdadero animador de la Liga en la lucha por el título cuando el gasto en verano, como siempre, hacía pensar en otro campeonato bipolar. Barcelona y Real Madrid se han encontrado por primera vez desde la temporada 2006-07 con un tercer candidato a estas alturas del torneo. Entonces fue el Sevilla de Juande Ramos, aquel grupo que hizo historia ganando cinco títulos (nacionales y europeos) en quince meses el que luchó por sus opciones de entrar en la historia hasta la penúltima jornada, cuando no logró ganar en Palma de Mallorca reclamando algún penalti no pitado por Iturralde González.

Pero los huevos de la gente de Simeone han hecho posible que esto no sea un coto privado para los dos de siempre. Barcelona y Madrid andan a rebufo de este invitado de piedra y el resultado es que una Liga que parecía devaluada se ha convertido en la más interesante de Europa, sólo igualada en emoción por la Premier inglesa.

Sólo en España y en Inglaterra los candidatos están en un pañuelo. Tres puntos entre el líder, Atlético (76) y el tercero, Real Madrid (73), más o menos como en el Reino Unido, donde Liverpool (71) aventaja al Chelsea (69) en tres puntos y al Manchester United (67), en cinco. La única diferencia es que en la Premier no todos los equipos llevan disputados los mismos partidos. Por ejemplo, esos cinco puntos de desventaja del Manchester son ficticios al tener dos partidos pendientes.

En el resto de las grandes ligas casi todo está dicho ya en la carrera por la gloria. El mayor ejemplo de esto es el Bayern de Guardiola en Alemania, en donde la superioridad de los muniqueses, ya inalcanzables matemáticamente, ha sido y es insultante hasta el punto de convertirse en el campeón más precoz de la historia de la Bundesliga. El Bayern (78) ha puesto 23 puntos de por medio con su más inmediato perseguidor, el Borussia Dortmund (55), un club que antes de la llegada del catalán a Baviera no era un segundón (ganó dos títulos consecutivos entre 2010 y 2012).

En Francia los petrodólares del PSG han impuesto su ley y el equipo parisino ha dejado al otro rico del país vecino, el Mónaco, a trece puntos de distancia (76-63). Y en un país en el que la Serie A fue históricamente una referencia de competitividad en el fútbol del Viejo Continente, la superioridad de la Juventus también es palpable, aunque no tanto como en Alemania o Francia. Los turineses, con 81 puntos, tienen en su mano sumar a su palmarés el trigésimo Scudetto, pues la segunda escuadra en liza, la Roma, está a 11, con 70.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios