Griezmann mantiene la llama

  • El Atlético vence a la Roma y si derrota al Chelsea en Londres y los italianos tropiezan con el Qarabag, pasará

Antoine Griezmann conecta una espectacular volea con su zurda tras un complicado centro de Correa desde la línea de fondo y hace el 1-0 ante la Roma. Antoine Griezmann conecta una espectacular volea con su zurda tras un complicado centro de Correa desde la línea de fondo y hace el 1-0 ante la Roma.

Antoine Griezmann conecta una espectacular volea con su zurda tras un complicado centro de Correa desde la línea de fondo y hace el 1-0 ante la Roma. / javier lizón / efe

Un golazo de Griezmann, con un remate formidable de media chilena, sostuvo la fe del Atlético de Madrid en la Liga de Campeones con un triunfo esencial contra la Roma, completado por Gameiro (2-0), para seguir vivo en la pelea por los octavos, pero todavía sin depender de sí mismo.

Aún necesita una combinación de resultados, que pasan por su victoria en la última jornada frente al Chelsea en Stamford Bridge y al menos un empate del Qarabag en el estadio Olímpico de Roma. Difícil, pero no imposible. Mientras tanto, ya se ha asegurado la Liga Europa.

Una última ocasión para la ambición del Atlético, que esta vez ni esperó ni dudó cuál era el camino. Después de tres empates y una derrota en cuatro jornadas, al borde de la eliminación, sólo valía la victoria. No había términos medios, menos aún con lo que había sucedido unas horas antes en Baku: el 0-4 del Chelsea al Qarabag.

Jugó con esa vocación el conjunto rojiblanco, aún con sus déficit de precisión, su inseguridad en determinados momentos y sin el desborde que ha demostrado muchas veces, pero sí con presión, intensidad y despliegue físico. También con inconformismo y verticalidad, dispuesto a mantener la esperanza en la Champions.

Y la única fórmula era ganar a la Roma, que le creó los mismos problemas que se provocó él mismo, cuando el Atlético cometió errores en su salida de balón, unos cuantos al principio, un par de Thomas, inesperado lateral derecho entre las lesiones de Juanfran, de última hora, y Vrsaljko; otro de Lucas, uno más de Augusto...

También cuando el conjunto italiano logró eludir la presión rojiblanca, pero ninguna con una llegada clara al área de Oblak en todo el primer tiempo. Alguno amago más hubo del Atlético: un cabezazo de Koke, un par de tiros de Carrasco, otro de un activo Griezmann y un gol anulado a Augusto en el minuto 41.

Todo dentro de un duelo competido, peleado, en el que el Atlético se exponía más -a la Roma le bastaba con un punto para cubrir el tránsito hacia los octavos de final-, pero aún rebuscaba un caudal de ocasiones que pusiera en aprietos reales a Allison.

Necesitaba conectar con más soltura en los últimos metros, el lugar donde se ganan los partidos y donde se estrellaba este miércoles la insistencia del Atlético, al que entonces le sobró un regate, le faltó un pase o las dos cosas para hacer daño a su adversario, cumplidor sin más.

En el minuto 57 Diego Simeone incluyó una pieza más de ataque, Correa por Augusto, para tensar más el partido, que ya sí parecía del Atlético, a la vez más expuesto en defensa y con el susto que provocó Nainggolan con un centro chut a la hora del duelo.

Pero también, aún a ráfagas, con la recuperación de la pelota más arriba, con todo lo que eso supone para él y para su rival, mientras el Atlético se vaciaba rumbo al ataque, al gol y a la victoria, suya con un golazo de Griezmann, con una increíble media chilena con la que culminó la mejor jugada de los rojiblancos.

Porque partió desde la defensa de Lucas, porque llegó hasta Filipe Luis, porque conectó con Fernando Torres, que sorteó a la defensa contraria con un envío por arriba para el centro de Correa y por la definición espectacular de Griezmann. Punto y final a ocho partidos consecutivos sin marcar.

El Atlético completó la victoria con el 2-0 de Gameiro, a pase también de su compatriota, y que mantiene la fe a falta de la última jornada, de la última oportunidad: ganar en Londres y esperar un tropiezo del Roma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios