Descanso camino de Bilbao

  • El italiano Gavazzi estrena su palmarés y le da al Lampre el primer triunfo en la presente Vuelta en una jornada tranquila

El italiano Francesco Gavazzi (Lampre) logró la primera victoria de su equipo en la presente edición de la Vuelta, en una jornada tranquila para el líder Juan José Cobo (Geox), que aprovechó el trabajo de otros equipos para conservar el jersey rojo un día más.

Gavazzi, de 27 años, ganó el pulso al sprint al belga Kristof Vandewalle (Quick Step), uno de los diez compañeros supervivientes de la escapada del día que trató de sorprender a dos kilómetros de meta. Su movimiento no dio resultado, pues el ciclista transalpino, el más veloz de la fuga, le aguantó la rueda y lo superó con facilidad para inaugurar su palmarés en una prueba grande.

El grupo de perseguidores, en el que viajaba Purito Rodríguez, entró a 10 segundos del ganador, y el pelotón principal, que se tomó la etapa como de verdadera transición, a 7.42 minutos.

El día fue bastante cómodo para Cobo, pues el Sky de Christopher Froome y Bradley Wiggins, segundo y tercero de la general, tampoco movió sus fichas en espera de las dos etapas en el País Vasco, últimas opciones para quemar las naves. Y es que se dieron todas las condiciones idóneas para tachar el día sin sobresaltos: una escapada numerosa sin gente peligrosa y la garantía de que sus rivales no iban a pescar un solo segundo de bonificación.

De esta forma, el esfuerzo para controlar el pelotón, primero, y perseguir a los fugados, después, se lo repartieron los equipos con otros intereses. Es el caso del Euskaltel, obligado a tirar del grupo para que no peligrase la décima plaza de Mikel Nieve ante la presencia en la fuga del croata Kiserlovski, a cuatro minutos del español.

Los 17 aventureros saltaron del pelotón en el kilómetro 12 y fueron superando unidos los dos primeros puertos del ondulado recorrido cantábrico. El portugués Sergio Paulinho (Radioshack) atacó en el Puerto de Fuente las Varas (de tercera categoría), a 26 kilómetros de meta, pero fue neutralizado a dos kilómetros del final, momento en el que se desencadenó el movimiento clave.

Aprovechando un repecho salió disparado Vandewalle y todos se quedaron mirando. Todos menos Gavazzi, hijo de Pierino Gavazzi, un esprínter de los años 70-80. El italiano quería conocer la gloria en una prueba grande y salvar al Lampre, hasta ahora inédito en la Vuelta. Sin las ataduras de preparar la volata a su jefe Petacchi, jugó sus cartas con habilidad y logró ambas cosas.

Fue una jornada de transición de verdad. Sin caídas, ni cortes en el pelotón. El Geox durmió la etapa y Cobo descansó después de la batalla de Peña Cabarga. Ahora toca despertar en las dos etapas en el País Vasco. La primera de ellas entre Noja y Bilbao, con el Alto del Vivero cerca de meta. Prohibido dormirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios