José David Domínguez. Marchador de la selección española

"Debe ser un orgullo para San Fernando que haya un isleño"

  • "Poder subir al podio aquí me da una motivación extra, pero los demás no son cojos"

Comentarios 1

José David Domínguez Guimerá saboreará este fin de semana un fruto prohibido para la mayoría de atletas, la participación en un campeonato internacional de altos vuelos con su localidad natal como singular escenario.

El marchador isleño, todo un veterano a los 29 años porque su explosión resultó tan madrugadora que debutó en unos Juegos Olímpicos a punto de cumplir la veintena, anda loco de contento por la oportunidad que se le brinda de actuar ante sus vecinos: "Ser protagonista de un gran campeonato en tu casa es una ocasión única para disfrutar, Cuando saltó la noticia de la elección de San Fernando como sede, hace cinco o seis años, lo vi como algo lejano, pero al final aquí estoy representando al atletismo español en mi tierra. Llego a este Iberoamericano dispuesto a devolver a la ciudad de San Fernando y sus habitantes el apoyo que siempre me han ofrecido. Debe ser un orgullo para ellos que aquí haya un isleño".

Su aparición a corta edad en la elite del atletismo nacional le permitió acumular en los inicios de su carrera una doble presencia en Juegos Olímpicos (Sydney 2000 y Atenas 2004) y otra más en un Mundial (París 2003). Luego llegaron las vacas flacas en el plano deportivo, propiciadas en buena parte por su acertada decisión de cursar estudios universitarios. Con la diplomatura de Fisioterapia en el bolsillo, lo que según David le costó un descenso de rendimiento "porque eran dos cosas incompatibles al máximo nivel por tratarse de una carrera con muchas horas de prácticas", se empeñó en volver por sus fueros y la mejora experimentada en los últimos tiempos le ha permitido, de momento, ser seleccionado para una cita marcada con letras mayúsculas en su agenda: "Pero que nadie crea que esto es mi despedida. Ahí está el caso de García Bragado, medallista en el Mundial con más de 40 años. No podré aguantar tanto, pero al menos me planteo ir a Londres para sumar mis terceros Juegos Olímpicos".

En lo que respecta a la prueba del sábado, uno de los dos gaditanos presentes en el certamen se queja de que "dar 50 vueltas a la pista es algo muy duro psicológicamente. A mí me gusta hacer las pruebas en ruta, igual que a casi todos los marchadores. Creo que en puesto de finalista debo estar seguro. Hay cinco atletas para repartirse las tres medallas pero no voy a desvelar si me veo entre ellos. Eso lo dejo en el aire, pero está claro que con la ausencia del colombiano Luis Fernando López se abre el abanico. Poder subir al podio delante de muchos amigos me otorga una motivación extra, pero los demás no son cojos".

En el horizonte se atisba el Europeo de Barcelona, otro posible reto para un atleta que ha vivido una colosal recuperación a base de una fuerza mental increíble. Elude hablar de la cita continental, pero la voz se le afianza: "Si me salgo del pellejo el sábado, hablaremos del padre de la muchacha. Ahora sólo debo pensar en 50 vueltas muy duras con muchos factores externos añadidos, como el calor o los jueces".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios