El Cádiz da carpetazo a su crisis de ansiedad justo antes de venir a La Línea

  • Los amarillos, que siguen invictos, entienden que llega el momento de asaltar las plazas de privilegio

El Cádiz llegará el próximo domingo (18:00) al Municipal de La Línea en pleno proceso de curación de la crisis de ansiedad que le produjeron los tres empates con los que saldó sus duelos de las tres primeras jonadas. A la cuarta fue la vencida. Y no resultó nada fácil. El equipo amarillo atrapó una trabajada victoria sobre el Betis B (2-1) y el pasado domingo respiró por fin tranquilo. La ansiedad por conocer el triunfo se esfumó cuando Akinsola perforó la portería visitante y un cuarto de hora después el árbitro decretó el final del choque.

El equipo amarillo dio el salto necesario para romper amarras y capturó en un partido los mismos puntos que había conseguido en las tres jornadas anteriores. Ahora suma seis de los doce disputados -es decir, la mitad-, y se ubica en mitad de la tabla, en las proximidades de la planta noble que espera alcanzar en las próximas semanas. Una vez abierto el sabroso melón del éxito, la intención del conjunto gaditano es entrar en la dinámica de las victorias para continuar la escalada.

Cuatro partidos son un escaso bagaje para radiografiar la salud de cada equipo del grupo IV. Deberán pasar unas jornadas más para saber de verdad cuáles son las posibilidades reales de cada uno.

Nadie esperaba, por ejemplo, el arranque fulgurante de la Balona, líder indiscutible con un póquer de victorias y próximo rival de los amarillos en un duelo que se presenta de lo más atractivo. Sorprende igualmente el desastroso prólogo protagonizado por el Melilla, hundido en las profundidades de la última posición sin tan siquiera haber sumado un punto.

La enseñanza de las cuatro primeras jornadas es enriquecedora para el Cádiz. Por muy favorita que sea la potente escuadra armada por Quique Pina, ha quedado demostrado sobre el césped de cada campo -maltrecho o no- que la batalla por quedar campeón o, en su defecto, entrar en la fase de ascenso, va a ser cruenta.

El conjunto de Jose González ha jugado contra equipos de los supuestamente más fuertes -Ceuta y Betis B-, de los llamados a habitar en la zona media -Jaén- y de los que forman el grupo más humilde -Sporting Villanueva Promesas-. Todos han puesto en aprietos a los amarillos, incluido el filial verdiblanco, que dejó una grata imagen en el Carranza. No hay enemigo pequeño pese a la envoltura de modestia de algunos que puede llevar a engaño.

La lectura más positiva de la primera victoria, amén de los tres puntos, es el peso que se ha quitado de encima la plantilla cadista. El juego del cuadro local fue intermitente, a veces superado por un rival con buen toque, pero suficiente al fin y al cabo para sacar adelante un encuentro que se había complicado. El Cádiz recibió su primer gol en casa en el torneo liguero pero también se estrenó delante de su público y por partida doble. Ocasiones no faltaron y los tres delanteros que participaron mostraron destellos de lo que pueden aportar a lo largo de una temporada en la que Juanjo, Akinsola y Dioni se van a repartir los minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios