atlético onubense - algeciras club de fútbol

Cabeza de líder (0-1)

  • El Algeciras se impone con un gol de Berlanga en Huelva a un rival correoso y sigue invicto en lo más alto

  • Los de Asián se adaptan a un campo infame con un juego serio y práctico

El algecirista Ernesto presiona a un jugador contrario, ayer en Huelva. El algecirista Ernesto presiona a un jugador contrario, ayer en Huelva.

El algecirista Ernesto presiona a un jugador contrario, ayer en Huelva. / josé luis tenor

Un buen líder necesita tener la cabeza bien amueblada. El Algeciras Club de Fútbol demostró ayer en Huelva que está capacitado para jugar donde haga falta y contra quien haga falta en una categoría que te pone trampas en el camino como el campo de minas del Atlético Onubense. El equipo de José Antonio Asián se impuso ayer con un cabezazo de Berlanga a la salida de un córner en el minuto 80. Un golpe de eficacia en un partido trabadísimo, más propio de gladiadores que de futbolistas en un césped artificial deplorable donde los albirrojos se mantuvieron serenos y prácticos.

El Algeciras sigue invicto y en lo más alto, ahora en solitario tras el empate del Cádiz B en Los Barrios. Y sobre todo transmite unas vibraciones muy positivias. Este equipo tiene unas hechuras cada vez mejores. Ahora con los dos delanteros recuperados, los albirrojos pueden ofrecer un abanico más amplio de posibilidades, más pelea si cabe al sello que Asián ya ha impregnado.

79'Ocasión y gol. Un disparo de Ganet provoca el córner que cabecea el central algecireño

Los del Nuevo Mirador volvieron a dejar su portería a cero y se adaptaron a unas circustancias muy peculiares. Ayer no era día de lucimientos ni tiki taka. Ayer era día de estar muy juntos, de correr como condenados y de aprovechar las dos-tres ocasiones que se brindasen.

El duelo arrancó intenso, con los dos conjuntos con el chip de la presión encendido. De hecho el filial apenas tardó un par de minutos en aproximarse con un pase profundo que acabó en un disparo de Vargas y la intervención del siempre atento Romero. Ayer no tuvo que ser sobrehumano. Bastó con el terrenal.

El Algeciras se desplegó lo más ordenado posible sobre el infame tapete de juego onubense. El bote del balón dificultó más si cabe la circulación de un patido que se fue enmarañando salvo algunos chispazos. Los de Asián subieron sus líneas de presión y de lo poco destacable en ataque que ofrecieron llegó en una internada de Ayala por el costado derecho. El algecireño sacó un centro al corazón del área donde casi llega Chico y terminó rematado fuera por Albertito. Corría el minuto 35.

Los cachorros del Decano dieron un aviso antes del descanso con un doble disparo en el área de Dieguito, que se topó con Romero y después con Berlanga. Por lo general la retaguardia albirroja estuvo muy expeditiva con Máiquez y Pablo en los laterales y Berlanga y Salas en el eje. Descansó Siles.

El segundo periodo comenzó con un centro envenenado de Adrián Máiquez. Los de Asián notaron el desgaste de los primeros 45 minutos y el Atlético Onubense pasó a llevar la iniciativa. Los chavales de Jesús Vázquez trataron de jugar con criterio pero cayeron en su propia trampa sobre un sintético que sólo ofrecía dos vías de escape: un fallo o una acción a balón parado.

En uno de los pocos despistes defensivos de los algeciristas llegó la ocasión más clara de los locales. Una jugada de Víctor por la izquierda que acabó con un disparo en el área muy alto de Fran Palma en el minuto 69.

Asián refrescó el once y ese oxígeno dio otro empuje al Algeciras. Con Ranchero e Ito en liza, Chico Díaz no se vio tan solo y los visitantes se lanzaron a por la victoria. Tras el aviso local, Ayala sirvió un centro a Chico que casi ajusta a un palo. Pero la oportunidad de la mañana se produjo en el minuto 78 cuando Pablo Ganet enganchó una pelota larga y obligó a lucirse al meta onubense. En el saque de esquina derivado de esa ocasión apareció Miguel Ángel Berlanga, imperial, para cabecear el gol del triunfo. Otra vez el largo al rescaste. Los locales reclamaron falta del central a Rafa Navarro.

Con el debutante Chapa ya en el campo, el conjunto de Asián se multiplicó para contener los últimos latigazos del filial. Enorme el trabajo colectivo y sobre todo de veteranos como Ernesto-que no para de crecer-, Máiquez, Berlanga o Chico, que contagiaron a los más jóvenes.

Ranchero pudo rubricar un golazo en los últimos compases tras una jugada personal de eslalon y Cerpa tuvo el último intento en un lanzamiento escurridizo que atajó Romero. Tras cuatro minutos de alargue, los albirrojos, que ayer estrenaron su equipación negra maorí, alzaron los puños al aire. Tres puntos más para la buchaca del líder, que abre una pequeña brecha con el vagón de perseguidores y mira al domingo con la visita del Utrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios