fase de ascenso a segunda b . algeciras cf - ud ibiza

La pizarra de la UD Ibiza

  • El rival del Algeciras apuesta por un fútbol ofensivo con mucha llegada por las bandas con Cirio como cazagoles

  • El exbalono Terán es pieza clave

  • El falso nueve, una opción de Rufete

La pizarra de la UD Ibiza La pizarra de la UD Ibiza

La pizarra de la UD Ibiza

Las cartas están bocabajo sobre la mesa hasta que el domingo a las 11:30 eche a rodar el balón en el Nuevo Mirador. El Algeciras CF y la UD Ibiza preparan el duelo de ida de la primera eliminatoria por el ascenso a Segunda B con las reservas propias de dos equipos que sólo manejan información hasta cierto punto del adversario.

Hasta el domingo el algecirismo sólo puede elucubrar sobre cómo juega el rival, qué aspecto tiene sobre el césped y a qué nivel llegan sus fuerzas.

De los muchos informes que circulan por las Baleares queda claro que el Ibiza es un equipo eminentemente ofensivo, con una vocación de ataque que le ha valido para ganar 27 partidos y hacer 91 goles en su grupo, una competición dominada por los tres primeros, sobre todo por el campeón Mallorca B.

Precisamente ante el filial de los bermellones debutó Francisco Rufete en el banquillo. Fue el pasado 21 de abril a falta de cuatro jornadas, cuando el club destituyó a Toni Amor y Amadeo Salvo bajó de los despachos a su brazo derecho. Rufete se estrenó con un empate (1-1) ante el Mallorca B en un partido en el que introdujo una variante llamativa: la de jugar con Álvaro Muñiz de falso nueve. El técnico no repitió la prueba después pero es una opción que está ahí.

El cuadro ibicenco suele desplegar un 1-4-3-3 con un once bastante definido, aunque con alternativas. Arriba destaca el curtido pichichi Sergio Cirio, que cae a banda pero es la referencia. Más que ser un punta nato, Cirio es un atacante habilidoso, del corte del algecirista Albertito pero con más gol.

El exbalono Cristian Terán es uno fijo en la otra banda, el segundo realizador y uno de los que sobrevive del pasado curso en un proyecto ambicioso.

Los medios de la isla asumen que Edu Oriol podría tener su momento en el playoff. Se trata de un jugador con galones -que debutó en Primera-, que ha vuelto al grupo tras superar una pequeña lesión. No obstante, el entrenador maneja opciones como Ramos o Mateu.

La zona ancha del Ibiza cuenta con un armazón poderoso que combina músculo con Liñán y criterio con Gámiz, la brújula de los celestes. Álvaro Muñiz, el hombre que eliminó al Athletic de la Copa, se acopla al trivote aunque su tendencia sea más ofensiva, y Barragán es una apuesta segura.

La retaguardia de Rufete se cimenta en un veterano como Luis Verdú, un central que puede cubrir el lateral izquierdo, puesto que ocupa Cristian Cruz. Devesa, en el costado derecho, y Bardanca, por el centro, dan cuerpo a una zaga que sólo ha recibido 17 tantos, la menos batida del grupo balear.

Este espíritu atacante de la UD Ibiza no quita que haya quien entienda que Rufete pueda optar por un sistema más conservador para el Nuevo Mirador, a fin de tantear bien al Algeciras con la bala en la recámara de la vuelta en Can Misses. Estudiar al rival también juega la eliminatoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios