Bolt hace soñar con lo imposible

  • El jamaicano logra el oro en los 200 con la cuarta marca de la historia pese a salir con el peor tiempo de reacción de la final

No está en su mejor forma. Venía de hacer una ominosa salida nula en los 100 metros. Fue el más lento en levantarse de los tacos y, sin embargo, marcó el cuarto mejor tiempo en la historia de los 200 metros. El jamaicano Usain Bolt invita a soñar con lo imposible.

"Si hubiera tenido una reacción más rápida, el tiempo podría haber sido mejor", aseguró el velocista después de ganar el oro en los 200 metros del Mundial de atletismo de Daegu con una marca de 19,40 segundos. Sólo él mismo, en dos ocasiones, y el estadounidense Michael Johnson (con su mítico 19,32 de los Juegos de Atlanta 1996, un récord que duró 12 años) corrieron alguna vez más rápido. De los diez mejores tiempos de la historia de los 200, seis son de Bolt. En los Juegos Olímpicos de Pekín corrió en 19,30 segundos. Un año más tarde, en el Mundial de Berlín, lo hizo en 19,19, la actual plusmarca mundial. En los 100 metros, en China dejó el récord en 9,69. En Alemania lo rebajó otra décima, hasta 9,58.

"No estoy en mi mejor forma, pero corrí mucho para pedir perdón a los aficionados por la descalificación en la final de los 100 metros. Ahí me pudo la ansiedad", señaló. Si en Daegu no está en su mejor forma, si, como dice, no está como en Berlín, ¿qué puede hacer cuando alcance ese estado de gracia que él describe como tip-top shape? Bolt no se arruga cuando le preguntan sobre sus propios límites y los del ser humano. Lo ha dicho muchas veces: los 100 pueden correrse en 9,4 segundos. En los 200, la barrera de los 19 parece a su alcance, según dijo Michael Johnson.

El objetivo de su vida es convertirse en una leyenda del atletismo. Para eso, insiste, debe defender sus títulos en los Juegos de Londres 2012. Toda su preparación parece encaminada a ese objetivo. "No va a haber bromas con eso", dijo Bolt. "No, eso va a ser algo realmente serio", añadió.

El jamaicano tendrá 26 años en Londres. Su futuro tras los Juegos es una incógnita. Habló de saltar longitud, de correr los 400 metros e incluso de jugar al fútbol. Dijo tantas cosas que en Daegu tiene órdenes expresas de su entrenador, Glen Mills, de no hablar sobre ninguna otra prueba que no sean las que disputa en el Mundial.

Nadie le pudo hacer sobra en los 200 metros, pese a que su tiempo de reacción fue de 0,193 segundos, el peor de todos los finalistas. Ni así pudieron con él el estadounidense Walter Dix, segundo (19,70), ni el francés Christophe Lemaitre, tercero (19,80, récord de su país). Bolt, invicto en los 200 metros desde el 14 de septiembre de 2007 tendrá una nueva oportunidad de lograr una presea dorada en los relevos 4x100.

Mientras, la australiana Sally Pearson acabó con el maleficio y logró la victoria en los 100 metros vallas pese a ser la portada del programa diario que edita la organización. Pero la aussie destacó también su marca: ganó con la cuarta mejor marca de la historia (récord de los campeonatos), 12,28 segundos, y se quedó a sólo siete centésima de la plusmarca mundial para sumar su primer oro en una gran competición. Por ello Pearson agarró nada más cruzar la meta la bandera de Australia y uno de los programas que le lanzaron desde la tribuna. Hasta ahora, muchos de los protagonistas de la portada del programa que edita cada día la organización habían fracasado por diferentes motivos: el propio Bolt, las velocistas Jeter y Felix, el vallista Dayron Robles, los pertiguistas Steve Hooker y Yelena Isinbayeva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios