Deportes

Balona, tú ya sabes de esto

  • La Balompédica, a la que un empate entre Córdoba B y Mérida salva del descenso directo, se clasificó en 2006 para una liguilla con unas tablas entre Betis B y Sanluqueño muy similares

Los albinegros celebran la clasificación para la liguilla de 2006. Los albinegros celebran la clasificación para la liguilla de 2006.

Los albinegros celebran la clasificación para la liguilla de 2006. / paco guerrero

Las calculadoras echan humo. Las posibilidades para que la Balompédica se quede en Segunda B (lo hará, seguro, si vence en Murcia), pase por el calvario de la eliminatoria de permanencia o descienda directamente se antojan infinitas. Pero entre los aficionados albinegros el que más y el que menos ya ha buscado lo que entiende como la fórmula mágica. Y, con independencia de lo que suceda en La Condomina, lo que está claro es que si el Cartagena, que solo precisa un punto para ser campeón, derrota al Écija y empatan entre sí Córdoba B y Mérida, la Balona se queda en Segunda B. Y Ojo que en caso de tablas entre el filial cordobesista y los romanos, estos podrían incluso eludir el descenso si Écija y Jumilla pierden en la última jornada. Vaya que en virtud de lo marcadores que vayan consiguiendo sus rivales los de Nafti incluso podrían no hacerle ascos en el tramo final de la contienda a estas tablas.

No es la primera vez que la Balona está en manos de un empate entre dos equipos que se la juegan entre sí y sale airosa. Así que habrá que mantener la esperanza en el tópico que sostiene que todo lo que ha sucedido una vez puede repetirse.

Para encontrar aquel antecedentes hay que remontarse nada menos que a mayo de 2006. Era la última jornada de aquella andadura, en la que el equipo de La Línea militaba en Tercera división. En la penúltima jornada los albinegros vencieron en horario matinal 1-2 en el Marismas a un Los Palacios que entrenaba el hoy entrenador del Algeciras José Antonio Asián y precisaron de que aquella misma tarde el Mairena arrancase un empate con el Betis B, porque el triunfo verdiblanco le hubiese sacado de cualquier combinación. Un empate, por cierto, preñado de polémica, porque miembros del Mairena denunciaron que en el palco los dirigentes béticos les habían invitado a no oponer resistencia.

El 28 de mayo la Balona se metió en la que sería su tercera fase de ascenso consecutiva al vencer en la última jornada al extinto Lucentino de Rafa Carrasco 2-0 en el Municipal y para ello necesitó que Betis B y Sanluqueño firmasen un empate que los medios que seguían al equipo visitante calificaron de "macabro" por cuanto dejaba a los dos fuera de la cuarta plaza en beneficio de la Balona.

Durante la semana, como sucede ahora, incluso se había especulado más o menos públicamente, con la posibilidad de que ambos conjuntos hubiesen pactado jugar un partido de 85 minutos y que si llegado ese momento se mantenía el empate ya habían previsto quién ganaría. Nada más lejos de la realidad. La prueba es que el Atleti llegó a disfrutar de una renta de 0-2 mediado el segundo tiempo y que los jugadores de ambos bandos acabaron llorando en el suelo, mirándose incrédulos mientras en La Línea se produjo una auténtica fiesta dentro y fuera del terreno de juego.

Semanas después el equipo que entrenaba Raúl Procopio caía eliminado en el Nuevo Los Cármenes a manos del Granada después de jugar casi una hora en inferioridad numérica y de haber forzado la tanda de penaltis. El colegiado almeriense García Méndez ocupa desde entonces un lugar privilegiado en la historia negra de la centenaria entidad de La Línea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios