La Balompédica hace cumbre

  • Los linenses igualan el mejor arranque de su historia y se sitúan en lo más alto de la tabla· Los albinegros apabullan a un Badajoz rácano y logran su justo premio en el 85' con un autogol

Comentarios 6

Imparable. Intratable. Abrumadoramente incontestable. Grande hasta decir basta. La Balompédica se subió ayer al liderato del grupo IV de Segunda B (sí, sí, al liderato, han leído bien, no hace falta que lo confirmen en la página de clasificaciones) después de firmar un pleno en las tres primeras jornadas de Liga que le supone igualar su mejor registro histórico, que se remonta a 1985. Cuatro mil fieles abducidos por el éxito de su equipo llevaron en volandas hasta la primera plaza a los hombres de Rafa Escobar, que no perdieron nunca la fe a pesar de que el gol se les negaba. Y que encontraron su más que merecido premio en el 85', en un golpe de la misma fortuna que se había burlado hasta entonces del equipo de La Línea, que había disfrutado de una docena de ocasiones de marcar. El estadillo de júbilo fue de esos que se suele definir como inenarrable.

La Balona fue siempre mejor que un Badajoz rácano, un conjunto que empequeñece su aparente potencial abonándose a un fútbol mezquino, que hace de la disciplina su única filosofía de vida y que, en buena lógica, sólo debe aspirar como premio máximo al empate sin goles. La prueba es que sólo lanzó una vez a puerta y para entonces ya era demasiado tarde. Un buen equipo, venido a menos por decisión propia.

El primer tiempo no tuvo la frescura de otras ocasiones. El conjunto pacense había estudiado bien a la Balona e hizo de la defensa su único argumento. Cerró las bandas, abandonó hombres detrás del balón y propuso un fútbol triste, en el que se logró que quedase enmarañado el conjunto de casa. Ocaña no daba la tecla.

A pesar de eso la única propuesta futbolística fue de los de casa. La Balona era la única que quería ganar y es cierto que a chispazos, pero suyas eran las ocasiones. Verdad es, también, que esas ocasiones sugerían el máximo riesgo, pero pocas veces iban entre los tres palos.

Copi, que anda desdibujado, la tuvo antes del primer minuto. En el 17' Eladio replicó a un buen remate de David Hernández. En el 22' otra vez fue el algecireño el que probó suerte. Ocaña ejecutó una falta con tino en el 26', Juampe fue excesivamente generoso en el 38' y después de sortear a tres adversarios sirvió en bandeja para que Bello… lanzase alto.

El balance ofensivo del Badajoz, que ni siquiera lograba enlazar una contra, era absolutamente nulo y el empate no reflejaba para nada lo que había sucedido en el césped.

Después llegó la segunda parte. La Balona se desmelenó y el Badajoz ejerció de equipo amedrentado, pequeño, y acumuló hombres en las trincheras. Eso que los entrenadores llaman saber sufrir y los aficionados, encerrarse.

La Balompédica volvió a echar carbón en las calderas y Ocaña, ahora sí, asumió el mando en la sala de máquinas. No había más fútbol que el de una Balona hambrienta de liderato que no quería dejar escapar la oportunidad.

El partido se tornó en un frontón. Y las ocasiones se sucedían a tal velocidad que daba la sensación de que sólo era una cuestión de tiempo.

Bello y Ocaña por partida doble hicieron saltar de sus asientos a una grada que no paraba de entonar cánticos triunfales. Como si los aficionados supusiesen que, a pesar de que el balón se mostraba esquivo, más tarde o más temprano la fruta madura acabaría cayendo.

En el 81' llegó la decisión clave. Joao Moreira saltó al césped y acabó de desajustar a la bien plantada defensa extremeña. En el 83' estuvo a punto de marcar con un disparo desde la frontal que se fue a una cuarta del poste. En el 85' Bello botó un córner, el portugués cabeceó y Solano acabó de enviar el balón hacia el marco en medio de un estallido de júbilo que recuerda a los de las grandes ocasiones.

En el 92' la Balona pasó un momento de miedo. Pagola fue incapaz de atajar un balón y Diego Torres se lo encontró, pero el fútbol hizo justicia y el atacante devolvió la gentilezay el esférico al cancerbero albinegro.

El pitido final dio paso a una fiesta. ¡Balona, Balona, Balona! El equipo de La Línea es líder por méritos propios y el miércoles esperan el Mirándes y el sueño copero. Mientras tanto sólo queda disfrutar del momento. Y mucho.

Árbitro: Francisco José Villena Contreras (Castilla-La Mancha), auxiliado por Moreno Clemente y Pérez León. HH

Tarjetas: Amarillas a los locales s Juampe (44') y Copi (89') y a los visitantesParada (39'), Moutinho (61') y Solano (92.).

Gol 1-0 (85') Bello saca un córner, Joao cabecea y Solano, en su intento de despejar, envía el balón contra su propio marco.

Incidencias: Encuentro de la tercera jornada de Liga en el grupo IV de la Segunda división B, disputado en el Municipal de La Línea ante alrededor de 4.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de la socia Ana María Catalán. Al término del encuentro los jugadores y el público, puesto en pie, intercambiaron aplausos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios